Existe una brecha en las tasas de interés que los bancos cobran a hombres y mujeres. La mediana de la diferencia de tasas promedio es un 2,76% mayor para el género femenino en el área comercial; en el segmento de consumo es un 1,83% desfavorable para ellas, y en el hipotecario es un 0,08%. Una brecha que se suma a la que existe a nivel salarial, tecnológico, laboral y todas las demás que configuran un sistema patriarcal discriminatorio con las mujeres.

Esa es una de las conclusiones que revela el decimoséptimo Informe de Género en el Sistema Financiero 2018, elaborado desde 2002 por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF).

Además, otra idea relevante del documento es que las mujeres son menos morosas que los hombres, con menores tasas de mora y cheques protestados. El índice relacionado con la morosidad de la cartera crediticia de 90 días o más, que se mide en una escala de 0 a 5%, es de 2,80% para las mujeres y de 3,99% en los hombres; esto es, en un 43% mayor para el género masculino.

Según el estudio, que tiene cifras actualizadas hasta diciembre de 2017, la brecha de deudores de crédito pasó de 44 puntos porcentuales en 2002 a 5 puntos en 2017Eso significa que en 2002, por cada cien titulares de crédito hombres había 56 deudoras mujeres, mientras que en 2017 la proporción llegó a 95 mujeres cada 100 hombres. En el caso del acceso y uso de instrumentos de ahorro, como cuentas o créditos de ahorro, la brecha es 41 puntos porcentuales favorable a las mujeres.

“Hay evidencia empírica de que la mujer es mejor pagadora que el hombre y, por lo tanto, en la medida que esto se dé a conocer, tiene que ser incorporado por los bancos e instituciones en sus modelos de crédito”, sostuvo el superintendente de Bancos e Instituciones Financieras, Mario Farren.

Por su parte, durante la presentación del estudio, la ministra de la mujer, Isabel Plá, lamentó durante su intervención que persistan las brechas de género en el sistema financiero pese a que las mujeres tienen un comportamiento más responsable: “El desafío más importante de la banca es bajar las barreras para acelerar el progreso económico del país. Las chilenas, como lo ha demostrado el informe, tienen un mejor comportamiento frente al compromiso financiero que los hombres”, dijo.