Linda Cerpa (28) es una teniente de Gendarmería que denunció a sus compañeros del Centro de Cumplimiento Penitenciario de Copiapó por acoso sexual en un Whatsapp donde además compartían pornografía infantil. Sin embargo, a pesar de la gravedad de su denuncia, en estos momentos se encuentra sumariada por la institución por haber compartido las conversaciones privadas de sus compañeros.

El año 2015, después de que trasladaran a su pareja a otro recinto, sus compañeros crearon un grupo de whatsapp llamado “El Club de Toby” donde comparaban a Cerpa con la “Pequeña Lulú”.

“Me comparaban con videos de menores de edad que tenían relaciones con varios hombres. Sus conversaciones eran de carácter sexual”, señaló Cerpa. La teniente presentó dos denuncias ante la Fiscalía y pidió que se abrieran sumarios administrativos por acoso y almacenamiento de pornografía infantil.

A tres años y medio de estas denuncias, Gendarmería le abrió un sumario a ella por uso de conversaciones privadas, por dar a conocer los diálogos del WhatsApp que demostraban los hechos denunciados.

“Yo tuve acceso a todas las conversaciones de esos 14 oficiales. Recibí un sobre en forma anónima. Ahí constaté que se referían a mí en forma obscena y que además difundían pornografía de menores”, explicó la gendarme.

Actualmente los sumarios siguen abiertos, con siete oficiales denunciados, pero sin ningún resultado hasta el momento.