Un reportaje emitido durante el pasado martes por Chilevisión Noticias dio a conocer las identidades de los pilotos de la Fuerza Aérea que en la mañana del 11 de septiembre de 1973 protagonizaron el bombardeo contra La Moneda, dando inicio al golpe de Estado contra la Unidad Popular.

El secretismo con que ha operado la FACh durante años impidió que se difundiera dicha información, pese a que el Consejo Para la Transparencia ha iniciado una ofensiva al respecto, recurriendo incluso a la Contraloría.

En el reportaje, el periodista de Chilevisión Pedro Azócar recalca que “el silencio que la FACh ha mantenido hasta ahora resulta improcedente, ya que, a días del golpe, quienes bombardearon La Moneda hablaron con documentalistas alemanes sobre la operación”.

Gracias al trabajo periodístico, se reveló que Mario López Tobar, jefe del Grupo 7 de la FACh, fue quien lideró la operación. López hasta escribió un libro de su experiencia y posó ante documentalistas alemanes con un cuadro del bormbardeo. Al respecto, el abogado Roberto Ávila, quien solicitó investigar y procesar a los autores del bombardeo por el delito de homicidio frustrado contra el presidente Salvador Allende, señaló que “Mario López Tobar dirigía la escuadrilla (que bombardeó La Moneda) con el seudónimo o nombre de combate ‘Libra’. Él lo reconoció en el expediente judicial”.

Mario López Tobar.

Como segundo piloto de la operación venía Fernando Rojas Vender, apodado “Rufián”. Él también reconoció su participación en una entrevista con el diario Clarín de Buenos Aires. Rojas Vender fue comandante en jefe de la FACh entre 1995 y 1999. Además, al ser interrogado por la justicia, Mario López apuntó al general en retiro Enrique Montealegre Julliá como uno de los que bombardeó La Moneda.

Al respecto, el periodista Pedro Azócar señaló que “los mismos documentalistas (alemanes citados más arriba) grabaron subrepticiamente al general (Gustavo) Leigh, quien dice que su hijo fue uno de los pilotos: ‘Yo no quiero que los pilotos aparezcan en televisión, porque hay gente que les puede hacer cargos. Incluso un hijo mío (llamado Gustavo Leigh Yates) es piloto de esa unidad, un teniente”. 

El general Leigh contó que su hijo -hoy fallecido- era miembro del Grupo 7, que bombardeó a Allende en la casa de Gobierno. Pese a que desde hace años circulan los nombres entre los investigadores del tema, el documental llamado “Más Fuerte que el Fuego” (De Walter Heynowski y Gerhard Scheumann) es un material valioso que les permitió a los comunicadores acceder a dicha información a pocos días del golpe.

En las imágenes, un uniformado se presenta: “Soy el comandante Enrique Fernández, comandante de escuadrilla de la Fuerza Aérea de Chile”. ¿Usted también participó en este combate?, le preguntan: “Sí señor”, responde Fernández, más conocido como “Gato”, y fue quien coordinó el bombardeo como operador aéreo.

Mario López Tobar publicó en 1999 un libro titulado “El 11 en la mira de un Hawker Hunter”, algo que habría generado molestia en la FACh y entre sus compañeros de armas, algo que lo dejó casi marginado de las reuniones sociales. De hecho, el coronel Ernesto González, alias “Pekín”, contó a un periodista su historia como el autor del primer bombardeo contra La Moneda, cuando era un teniente de solo 24 años. Su precisión con los disparos permitió que fuera elegido.

El general en retiro Eitel Von Mühlenbrock afirmó en la época que “hicimos un juramento tácito entre todos los pilotos. Se pensó que era mejor que los que participaron vivieran tranquilos (…) Es un secreto que se ha mantenido por casi 40 años y así va a seguir”.

Por primera vez, a 45 años del golpe de Estado y del bombardeo a La Moneda, la información se amplía. Hoy sigue abierta una causa judicial por la muerte de Jeanette Fuentealba Rodríguez, una niña de 11 años que murió producto de la acción de los bombarderos de la FAch. El caso se mantiene sin procesados.