El activista del grupo punk Pussy Riot Piotr Verzílov fue ingresado en un hospital de Moscú en estado “crítico” por supuestos signos de envenenamiento. La hospitalización tuvo lugar el pasado martes, en la unidad de Toxicología del Hospital Clínico Bakhrushin de Moscú, horas después de un juicio donde su pareja, Veronika Nikúlshina, también integrante del grupo, compareció por desobediencia, y al que Verzílov había acudido para apoyarla. Nikúlshina indicó al diario digital Meduza que Verzílov “empezó a perder su vista, el habla y movilidad”.

Las Pussy Riot denunciaron los hechos públicamente este jueves el grupo en su página de Facebook. “Nuestro amigo, hermano y camarada Piotr Verzilov se encuentra en cuidados intensivos. Su vida está en peligro. Creemos que ha sido envenenado”, señala Pussy Riot.

Verzílov es uno de los cuatro activistas de Pussy Riot que saltó al campo del estadio Luzhnikí durante la final del Mundial de fútbol entre Francia y Croacia. El activista, junto a su pareja, Nikúlshina, y otras dos mujeres, fue condenado a 15 días de cárcel por su acción, que para ellos fue una protesta contra los abusos de derechos humanos en el país.

El activista trabajaba en una película con Alexandre Rastorguyev, muerto en agosto junto a otros dos periodistas en la República Centroafricana cuando investigaban la presencia en este país de mercenarios rusos.

Según su pareja, su estado empezó a empeorar durante la tarde del martes y se agudizó más en la noche. “Primero fue su vista, después su capacidad de habla y después la de moverse. Cuando llegó el personal sanitario, respondió a todas sus preguntas y les aseguró que no había comido nada”, dijo su pareja, quien explicó que fue ahí que “empezó a convulsionar”. “En el camino al hospital, en la ambulancia, ya estaba balbuceando. Perdió parcialmente la consciencia y dejó de responder y de reconocerme”, indicó. Pese a que en el diagnóstico preliminar los médicos no hallaron nada, en torno a la una de la madrugada fue trasladado a la unidad de Toxicología. El personal se negó a informarla sobre el diagnóstico de “envenenamiento”, alegando que únicamente era la pareja de hecho de Verzílov. Sin embargo,”el médico dijo que su estado era grave, pero que su salud empezaba a mejorar y él comenzaba a responder a su nombre”, relató.