A través de un comunicado, el Liceo de Aplicación rechazó duramente los hechos de violencia registrados durante el pasado miércoles, donde cinco funcionarios de Carabineros resultaron lesionados tras enfrentar a encapuchados.

“¡Basta!, no queremos a violentistas en el Liceo de Aplicación, son años de angustia y amedrentamiento a su propia comunidad”, fue el emplazamiento de las autoridades tras lo ocurrido, que terminó con un policía alcanzado por una bomba molotov y otro golpeado con un palo.

En el documento enfatizaron que “el Liceo debería ser un lugar para venir a estudiar y tener un buen ambiente de trabajo” y manifestaron su apoyo a la comunidad educativa y a los uniformados que fueron agredidos tras la intervención.

En el mismo escenario, recalcaron que viven tiempos “de crisis en la educación pública”: “Hoy estudiantes violentos se vistieron con overoles y con bombas incendiarias, con una galleta abrieron portones, amedrentaron a la comunidad una vez más (…) Esto trasciende a los Manuales de Convivencia, los procesos son lentos. Son hechos delictuales que no se deben dejar pasar”.

“Hoy el despacho fue temprano para proteger a los estudiantes y se cerraron las puertas para que se devolvieran seguros, quedaron solo estudiantes encapuchados y los que apoyan la violencia”, explicaron.

Por último, recalcaron que “seguiremos con energía para recuperar el Liceo de Aplicación, necesitamos el apoyo de todos y todas”.