El Ministerio de Salud perdió $1.800 millones, en un período de ocho años, en medicamentos que vencieron en las bodegas de la Central de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud (Cenabast), que es el organismo encargado de realizar la compra de fármacos en el sector públicos de salud.

De acuerdo a una publicación de El Mercurio, se trata de insumos gestionados por Cenabast desde 2011 hasta julio que no fueron entregados a tiempo a su destinatario. Entre los productos hay vacunas y tratamientos para enfermedades como cáncer y VIH.

Por ejemplo, se perdieron $302 millones en dosis contra la hepatitis A, que forman parte del Programa Nacional de Inmunizaciones para entregarlas gratuitamente a todos los niños cuando cumplen los 18 meses de edad.

Además, sólo durante 2017 se perdieron más de $233 millones en medicamentos contra la leucemia, y más de $500 millones en fármacos para el cáncer de vejiga.

Para enfrentar la situación, desde Cenabast informaron que han disminuido la cantidad de tratamientos que almacenan en sus bodegas para que sea el productor quien, en su mayoría, entregue directamente los fármacos a consultorios y hospitales.

Sin embargo, la medida no ha logrado disminuir el vencimiento de productos en sus bodegas, y solo durante 2016 y 2017 caducaron medicamentos por un total de $1.108 millones.  Por eso, desde este año Cenabast dejará de almacenar totalmente los productos comprados en el mercado local.

Debido a lo anterior, al interior de la institución actualmente hay un sumario administrativo en curso, ya que recientes auditorías detectaron problemas en los inventarios y destrucción de productos vencidos, sin seguir los procedimientos correctos.