Pese a todas las advertencias públicas y a las campañas que se han desplegado, el hilo curado sigue siendo una realidad en Chile, sobre todo en el mes de septiembre. De hecho, desde el 15 de agosto a la fecha, 29 personas han sido atendidas de urgencia en la Región Metropolitana por cortes con hilo curado, principalmente en las comunas de La Florida, Pudahuel, Peñalolén y San Bernardo.

La seremi de Salud, Rosa Oyarce, mostró en una actividad los peligros del uso de este elemento, que registra un peak de casos por lesiones entre los meses de agosto y octubre.

Del total de 29 casos registrados en la capital, el más grave es el de una mujer de 83 años que se encuentra hospitalizada por una herida cortante profunda del tendón de Aquiles y lesión vascular, tras el 11 de septiembre pasado. Del total de personas heridas, entre el 40 y el 45% presentó lesiones cortantes en manos, mientras que otro 40% en el rostro o el cuello.

Los hechos más graves se relacionan con personas que se trasladaban al momento de toparse con hilo curado, ya sea en motocicletas, bicicletas o patines. La Seremi recordó que la fabricación y comercialización de este elemento es un delito penado con cárcel. Por último, recomendó a motociclistas y ciclistas el uso de antenas retráctiles para protegerse del hilo curado.