Las lagrimas de Naomi Osaka al ganar su primer Grand Slam en el Abierto de Estados Unidos  no era precisamente de alegría. Durante la final con su ídola Serena Williams, la multicampeona se enfrascó en una discusión con el árbitro Carlos Ramos que le terminó costando un game. De ahí en más, el habitual silencio en los partidos de tenis se convirtieron en abucheos.

Justamente fueron estos los que la japonesa con raíces haitianas entendió como propios y pensó que estaban dedicados hacia ella ya que no solo le estaba ganando a la local, sino que se vio beneficiada por la resolución arbitral.

Con todo el ambiente en contra, la joven promesa de este deporte salió adelante y obtuvo una victoria por 6-2 y 6-4 contra la estadounidense en un partido histórico.

Sin embargo, una vez terminado el duelo y comenzada la premiación, las lágrimas de Osaka y su evidente estado emocional fueron protagonistas, pese a que el micrófono inicialmente estuvo en poder de Williams, quien le dedicó palabras de apoyo a su rival.

Fue en ese momento, que una imagen causó curiosidad en todos los que seguían la transmisión. Apenas tuvo la oportunidad, la tenista veterana se acercó a la joven y le susurró algo al oído, imperceptible para todos los presentes y para las cámaras.

Es por eso que la ahora estrella Naomi, cuando asistió al programa de Ellen Degeneres fue consultada al respecto y confesó las palabras que le dijo Serena: “Me dijo que estaba orgullosa de mí y que la gente no estaba abucheándome, así que me hizo muy feliz que me dijera eso”.

Junto con ratificar que estuvo durante el partido pensando que los abucheos eran para ella, recordó que todo eso “fue estresante”, más allá de estar midiéndose con una de las leyendas activas del tenis.