Este domingo se desarrollará el tedeum en la catedral evangélica. La ceremonia, que el año pasado estuvo en el centro de la polémica por las críticas que recibió Michelle Bachelet por parte de los oradores, ahora estará marcada por la investigación que se está haciendo en contra de uno de sus principales líderes, Eduardo Durán.

El obispo está envuelto en una investigación por parte de la fiscalía y el SII por lo abultado de su patrimonio. Sin embargo, sumado a esto, Ciper reveló la existencia de una alerta internacional por presunto lavado de activos que se emitió después de que se detectaran una serie de movimientos millonarios en sus cuentas bancarias.

Estos están relacionados con la fusión que se realizó en febrero entre la congregación propietaria de la Catedral Evangélica y la  International Pentecostal Holiness Church (IPHC), entidad que ya ha estado involucrada en investigaciones por lavado de activos en Estados Unidos, Sudáfrica y Brasil.

Junto con esto, Durán ha buscado de manera intensa que la IPHC pague menos impuestos en nuestro país. Para esto ha desarrollado lobby ante las mismas autoridades que estarán sentadas ante él en la ceremonia.

El patrimonio del pastor se compone de 12 propiedades que tienen un avalúo fiscal de $1.152 millones. La acumulación de este dinero ha coincidido con su ascenso al interior de su iglesia.

Según consigna Radio Bío Bío, su hijo, el diputado de Renovación Nacional, Eduardo Durán Salinas, ha desestimado las críticas en contra de su padre y afirmó que todas estas “mentiras” son “falacias lanzadas para asustar a la autoridades” para que no participen en el tedeum.