Cristina Fernández fue procesada por ser jefa de una asociación ilícita, que se organizó desde el Estado para recaudar fondos ilegales.

La decisión fue tomada por el juez Claudio Bonadio, quien detalló que la ex mandataria está acusada de recibir dádivas en 22 ocasiones y de cobrar coimas en otras cinco.

Según consgina Clarín, Fernández que se ha visto en vuelta en el caso de los “cuadernos de coimas” no irá a la prisión debido a que es senadora y tiene fueros. Su detención dependerá de que dos tercios de los senadores aprueben su desafuero.

Para el juez, la investigación comprobó la existencia de “una organización delictiva conformada por funcionarios públicos, quienes valiéndose de medios oficiales y comandados por quienes fueran titulares del Poder Ejecutivo Nacional y del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, actuó entre los años 2003 y 2005” y que su objetivo fue “procurar la percepción de sumas de dinero ilegítimas por parte de diversos particulares, muchos de ellos empresarios contratistas de la obra pública del Estado Nacional“.