N’golo Kanté, el mejor volante del mundo en este minuto, se preparaba para ir a París a ver a su familia después del triunfo del Chelsea 4-1 sobre el Cardiff City. Sin embargo, el francés perdió el tren que lo llevaría a la capital de su país.

Tras perder el viaje, acudió a una mezquita donde conoció a un grupo de amigos que le pidieron una foto. Los jóvenes al verse con su ídolo lo invitaron a su casa a cenar, propuesta que fue aceptada por el jugador del Chelsea que terminó comiendo curry y jugando FIFA con ellos.

Incluso, Kanté vio el programa Match of the Day de la BBC donde mostraron imágenes del partido que había jugado horas antes ante el Cardiff City.