El intendente de la región de Los Lagos, Harry Jürgensen se refirió a la acusación de desobediencia que hizo la Municipalidad de Osorno por autorizar descarga del buque con desechos pesqueros Seikongen.

La autoridad comunal de Osorno manifestó que el gobierno incurrió en desacato al iniciar el proceso de descarga de desechos del barco en el puerto San José de Calbuco.

En este caso no se habría respetado la orden de “no innovar” de la Corte de Apelaciones de Puerto Montt. Asimismo, desde Calbuco y Osorno existen aún recursos de protección de resolver. Uno de ellos interpuesto por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

Ante esta situación, el intendente manifestó a Bio bio -en acotas declaraciones- que los municipios “tienen derecho a denunciar lo que quieran cuando se sientan atropellados. Todos los ciudadanos podemos hacerlo”.

Hasta el momento se ha informado que la descarga del buque se desarrolla con normalidad y que no se ven peligros aparentes. Sólo en la primera etapa se expulsaron 410 metros cúbicos de desechos. 

En la segunda etapa se deberá procesar mil 490 metros cúbicos de desechos que más tarde serán trasladados a Panitao para ser tratados por la empresa Ecopiral en la comuna de Osorno.