La nominación de Brett Kavanaugh por parte del presidente Donald Trump al Tribunal Supremo de los Estados Unidos no ha estado exenta de polémicas debido a la acusación de abuso sexual que recae contra el abogado.

La denunciante es Christine Ford quien exigió al FBI investigar completamente los hechos ocurridos en 1982.  La mujer sostiene que el legislador trató de violarla hace 36 años en una fiesta a las afueras de Washington cuando ella tenía 15 años y el 17.

Para este lunes 24 de septiembre quedó fijada la asistencia de Kavanaugh y Ford ante el Comité Judicial del Senado estadounidense para prestar declaraciones en una única audiencia.  

Ante esto, el presidente Trump decidió salir a dar declaraciones y entregar su apoyo total a su carta para el Tribunal Supremo. El republicano declaró que se siente mal por lo que está pasando Kavanaugh, aludiendo a que “no es un hombre que merezca esto”.

Cabe destacar que esta no sería la primera vez que el mandatario manifiesta su apoyo a hombres denunciados por violencia de género. Es más, él mismo cuenta con varias acusaciones por abuso y acoso sexual a una decena de mujeres. 

Me siento terrible por él, su esposa y sus dos hijas preciosas”, comentó Trump. Al mismo tiempo que apoyó que se lleve a cabo un proceso de investigación por parte de los legisladores para que no queden dudas de la inocencia de su hombre de confianza.

Por su parte, los abogados de la denunciante han declarado que la mujer ha recibido amenazas de muerte e incluso han solicitado que se le brinde cuidado a su salud mental y seguridad. 

De desestimarse las acusaciones de Ford y llevarse a cabo el nombramiento de Kavanaugh, el denunciado obtendría un cargo vitalicio en el Tribunal Supremo y se sumaría a la mayoría conservadora en dicha instancia.