Durante este jueves, la mesa de la Cámara de Diputados determinó que la decisión con respecto a la iniciativa que pretende declarar feriado el 5 de octubre es de atribución exclusiva del Ejecutivo, y por lo mismo, no dio inicio a su tramitación.

El proyecto fue presentado a comienzos de septiembre por la bancada de diputados de la DC, y pretende que la fecha sea nombrada como el Día de la Democracia, en homenaje al triunfo del “No” en el plebiscito que terminó con la dictadura de Pinochet en 1988.

La decisión fue adoptada por la mesa presidida por Maya Fernández (PS) y fue criticada por la bancada DC, que señaló que durante años los parlamentarios han presentado proyectos para establecer feriados nacionales y regionales.

De hecho, Matías Walker, jefe de bancada de los diputados demócrata-cristianos, criticó que “la mesa de la Cámara de Diputados ha tomado la costumbre de esperar autorización del gobierno para legislar”.

En tanto, Fernández explicó que la decisión se debe a un acuerdo que se tomó en el período anterior de la mesa –de consultar a Hacienda sobre el costo de lo que implicaba– en el que ella no estaba, pero que cree que debe ser revocado en los próximos años.

“Si hay algo en lo que concuerdo con Matías (Walker) es en que no podemos perder atribuciones”, agregó.