Marcelo Bielsa siempre está pensando más allá de la cancha. La responsabilidad social del fútbol y el universo que rodea a este deporte no son ajenos al rosarino, aunque en su último partido con el Leed United haya ganado en la segunda división inglesa.

Tras su aplastante victoria ante el Preston North End F.C. por la Football League Championship por 3-0, el ex DT de la selección chilena se presentó a su habitual conferencia de prensa y reflexionó sobre las barras, su violencia y la mercantilización de los afectos de los hinchas.

“Hace 30 años que hago este oficio y nunca la falta de civilidad del público me ha afectado“, comenzó diciendo el ex técnico del Athletic de Bilbao, Marsella y la selección argentina.

Lo anterior, continuó Bielsa, “no porque sea precisamente tolerante, sino porque hay límites que no se pasan y todo lo que pasa por debajo de esos límites debemos estar preparados para asumirlo“.

El experimentado director técnico fue tajante al señalar que “el juego no contempla la violencia como un argumento de valor”, es por esto que dice que “el victimismo” permite que las personas que hacen esos actos se sientan reconocidos en algo que no tiene valor.

“He sido insultado, escupido, me han tirado tirado botellas, pero nunca me ha sucedido nada grave”, detalló el DT que añadió que “la gravedad de la conducta social no me corresponde mi ni neutralizarla ni evaluarla”.

Finalmente, Marcelo Bielsa acotó que “tenemos que admirar el desinteresado afecto por un escudo (de los hinchas), pero esa industrialización de ese afecto es lo que Inglaterra se ha especialmente dedicado a erradicar del fútbol mundial”.