Desde su casa, Tito Fernández, conocido como “El Temucano”, reflexionó sobre su carrera musical y se refirió a algunos rumores que lo han rodeado el último tiempo, como su amistad con el ex CNI Álvaro Corbalán y los cuestionamientos del escritor Pedro Lemebel sobre sus vínculos con la dictadura.

“Yo soy un ícono de la izquierda chilena… De ese tema no me gusta hablar, porque no tengo pruebas de nada, como te puedo mostrar un documento que soy un ex preso político, mi pago mensual de reparación por haber sido preso político… Y lo que pasa es que yo no tengo amigos, o sea, tengo amigos pero no nos vemos hace años”, explicó.

En entrevista con Radio Bío Bío, el músico aseguró que no le importa que otros digan lo contrario: “Qué importa, que digan lo que digan, si lo que uno haga es lo que importa. Revisa mi obra y te vas a dar cuenta que yo tengo buenas relaciones con todo el mundo… Y lo que digan, lo dicen de Tito Fernández, de mí no, porque no han venido a mi casa nunca… No sé de dónde sacaron eso. Tal vez son demasiado jóvenes”.

“El Temucano” añadió que a él le tocó salir al extranjero varias veces: “¿A qué crees que salí? ¿No sería eso un paraguas para sujetarme de lo que me podría caer encima? No te puedo contar esas cosas, porque las cosas ya pasaron, porque la gente se murió…Y voy a poner un personaje grande para que no haya duda. ¿Cómo te voy a contar yo, una reunión mía con Volodia (Teitelboim) en Ciudad de México? ¿Cómo te cuento eso? La reunión fue conmigo. Pero ahí tienes un ejemplo”, dijo.

A la hora de ser consultado sobre su ideología política, Fernández se declara socialista: “Fui comunista y me cambié cuando el PC no entró a la Concertación”, resumió. Además, en referencia a la crónica “Guitarreando con la CNI” de Pedro Lemebel, donde lo apuntó como delator de artistas y cercano a los aparatos represores de la dictadura, el músico señaló que no conoció al escritor.

“Que me perdone su memoria, pero yo nunca leí algo de Lemebel. Yo nunca lo conocí, y por ende él tampoco a mí. No sé por qué escribió de mí… Pudo haberme preguntado. No sé por qué lo diría, no tengo idea… Porque eso de que estaba en la televisión, ¿qué tiene de malo? No era el único que estaba en TV. La TV estaba llena de artistas en esos años”, comentó.

Tito Fernández desmintió haber enviado una carta a Álvaro Corbalán a propósito del libro que publicó este año y aseguró que el lanzamiento de la publicación “no me parece correcto, por lo tanto, menos iba a participar de esto… No me parece correcto porque un tipo que está preso y condenado no puede tener todas esas facilidades, que nosotros que hemos estado libres no lo tenemos”.

A la hora de analizar su amistad con el ex CNI condenado por crímenes de lesa humanidad, el artista señaló que “es que no te podíai negar, poh (en la época de dictadura). ¿Cómo te íbai a negar? No te puedes negar, porque yo tenía una tarea, que era mantener vivo el Canto Popular costase lo que costase. Llegué a la TV, otros llegaron más arriba que yo. Y con hartas dificultades. En “El Chilenazo” (programa de TV de la época) presenté una canción a Pablo Neruda y no pude cantarla yo, tuvieron que cantarla mis hijos. Y al final un jurado nuevo les puso un 1 y salieron segundos… Yo no podía cantarla. Yo solo podía cantar en el Canal 13 por una gestión que hizo Don Francisco, a quien le agradezco, porque me ayudó a vivir. Yo había estado en su programa tanto, además la gente me quería ver. Yo hacía chalecas para escolares, con una máquina de tejer, para poder comer… ¿Dónde iba a tocar? Hasta que fue apareciendo gente que me fue dando lugares para poder tocar. Y así se fue gestando esta situación”.

“El Temucano” señaló que cree que se le sigue vinculando a la dictadura “por el hecho que yo nunca hablé de haber sido un preso político, ni torturado, ni ninguna de esas cosas. Entonces la gente no sabe. Y se pasa películas, no sé qué cosa. No sé de dónde lo sacaron (…). A mí (después del golpe de estado) me tiraron un papel debajo de la puerta en que me decían: compañero, no se asile, lo necesitamos. Ahí parte todo esto… Yo estaba encerrado en mi casa. El 11 fue el golpe y el 22 me metieron preso a mí”.

Fernández recordó que lo detuvieron en las mismas fechas que Víctor Jara: “Es una pena que Víctor Jara haya quedado en nuestra memoria como un mártir y no como un artista. Él cantaba en la Peña (de los Parra). Él me llevó a la Dicap a hacer mi disco número dos. Dicap era el sello de las Juventudes Comunistas”, sostuvo.

El músico también recordó sus visitas a los exiliados políticos en el extranjero, asegurando que había mucha efervescencia. “La idea era mantenerse vivo, con la idea que el dictador cayera. Se me ocurre a mí, nunca se los pregunté. Me escondieron mucho, porque era peligroso. Era muy peligroso que yo estuviera entre la masa popular. Yo trabajé en la Operación Retorno del PC”, declaró.

En la entrevista, Fernández contó que en Miami fue a un asado de chilenos y que quien organizaba el asado “era un perico que había pertenecido a la CNI, que se fue pah allá y se dedicó a vender yates, y se hizo millonario, y se despedía con un asado a sus amigos. Y tenía a Tito Fernández no pah que tocara, sino como invitado. Y ahí me contó algo que me dolió muchos años hasta que lo conté y no me dolió más. Yo, me dijo, era parte de un equipo de la CNI que estaba en tu concierto del Grand Palace, este, y yo tenía en la mano, con una pluma, la posibilidad de que tu volvierai a cantar o no cantaras nunca más. Quedé tan impresionado, que dije que estaba bien. Y les dijo a todos los demás: “Así que este huevón me debe a mí el hecho de que esté aquí cantando con nosotros”. Me dolió muchísimo”, agregó.

“El Temucano” añadió que cree que sus canciones pudieron conmover a personas como Corbalán porque “mi canto es muy transversal, no persigue nada… Él (de Víctor Jara) tuvo otros objetivos, y los cumplió todos. Hasta el día de hoy, mi canto no tiene ningún objetivo, yo canto no más”.