El cura jesuita Felipe Berríos fue parte de una campaña para que Mauricio Hernández Norambuena, más conocido como el Comandante Ramiro, pueda cumplir su condena en nuestro país.

Según consigna Radio Bío Bío, el objetivo de la campaña es que Hernández pueda ser trasladado desde la cárcel brasileña donde se encuentra actualmente a un recinto penal chileno.

“Pido humildemente que el pueda seguir su condena en Chile o pueda seguir su condena como la vive cualquier preso en cualquier parte del mundo, no en las condiciones infrahumanas que el está viviendo”, sostuvo el religioso.

Cabe recordar que el ex frentista está en la cárcel desde hace más de 15 años en Brasil, producto del rapto del empresario Washington Olivetto.