¿Cómo y por qué se endeudan las familias? Es una de las preguntas que plantea la Encuesta Financiera de Hogares del Banco Central y que da como respuesta clara la educación.

El sondeo reveló que a 2017 el 66% de los hogares tenía alguna deuda, una cifra que bajó respecto al 73% del 2014. De estos impagos, el más común tiene que ver con el consumo (55%), pero si se contabiliza según el monto, es la deuda hipotecaria la que predomina.

En relación al número de deudas sin considerar su monto, predomina la compra de artículos durables para el hogar (18,8%), seguido de cancelar otras deudas (13%), la compra de mercadería y otros no durables (11%), y la compra de vestuario (10,5%). Sin embargo, cuando se pondera la cantidad de deudas con su monto, la principal motivación es el financiamiento de gastos educacionales (23,7%), cancelar otras deudas (19%), la adquisición de vehículos u otros medios de transporte (13%), y la compra de artículos durables para el hogar (6,7%).

Por otro lado, al ponderar las motivaciones por el monto de deuda, sigue siendo la principal motivación la compra de artículos durables para el hogar (18%), pero el segundo lugar se lo lleva la cancelación de otras deudas (12%), luego la compra de mercadería y otros no durables (10%) y el financiamiento de actividad empresarial (10%).

El estudio también destaca que la tendencia mayoritaria endeudarse se concentra en los hogares con entre 5 y 6 integrantes. “En referencia a los segmentos de hogares con mayor tenencia de deuda de consumo, destacan los ubicados en la zona norte, con 5 a 6 integrantes, con vivienda propia y crédito hipotecario, pertenecientes al estrato 3 de ingreso y los hogares cuya persona de referencia tiene entre 35 y 49 años y con nivel de educación de postgrado”, dicen las conclusiones de la encuesta.