A través de una extensa declaración en su Facebook personal, Valentina Magnère acusó a su padre, André Magnère, subdirector del  Gestión Estratégica y Estudios Tributarios del Servicio de Impuestos Internos (SII) de abuso sexual. 

“He escuchado de tantos abusos sexuales, violaciones y no deja de sorprenderme cómo no se hace nada al respecto, cómo cresta somos tan indiferentes. Solo queda esperar que lx maten, lamentar la pérdida unos días, nunca reflexionar y menos llegar a recordar lo sucedido. La lógica está en que si no le tocó a ninguno de tus amigos, algún familiar, o “peor” aún… a ti mismo, no tiene importancia”, reflexionó al inicio de su testimonio.

En su texto, Valentina cuenta que “descubrí con el tiempo que esta persona tenía comportamientos extraños y por sobre todas las cosas… abusar del más indefenso”, añadiendo que su padre “tiene un excelente puesto en el SII, sólo bastará este pobre e ilógico argumento para no dudar de su moral, ¿no?”.

“Día 14 de Febrero del 2013, yo, con 13 años, cuando ese hombre era lo máximo (dentro de la mente de una niña), comer pizza era el mejor panorama que se podía tener y flojear en la pieza era perfecto. Él se recostaba en las tardes (y por las noches dormía) en la cama de abajo de nuestra cama nido –esta estaba perpendicular a la puerta- y yo, en la cama de arriba“, describió la joven.

Entonces vivían en la casa de sus abuelos, ya que sus padres acababan de separarse y Magnère se fue vivir con su progenitor: “Vivíamos en la casa de mis abuelos…ya que mis padres se acababan de separar hace unos meses y me fui a vivir con él. Yo era la ‘regalona’, a la que le traían cosas ricas para comer, le regalaban él último celular, le daban el gusto en todo… pero esto no era tan fácil y gratis como parece porque ‘papi’ sabía manipularme muy bien”, relató.

“Ese día, cuando todo parecía tan tranquilo… ese hombre, a quién llamaba papá, abusó sexualmente de mí“, contó Valentina, quien añadió que en esa época no tenía una relación cercana ni con su madre ni con su hermana, por lo que no sabía con quién hablar: “La verdad, tampoco me atrevía. Sentía una vergüenza que hasta el día de hoy no entiendo por qué la sentí”, agregó.

En su relato, la joven señala que su único socorro fue contarle lo ocurrido a un desconocido en una página llamada Connected2me: “Le dije que estaba asustada, que mi papá acababa de haber abusado de mí. Haberse masturbado a centímetros míos, mirándome, mirándome con esa cara de degenerado, sin dejarme alguna salida más que saltar por encima de esa cama y escapar. Dónde?????? No sé. No creía que mis amigas de 12-13 años lo entendieran. Así que decidí erróneamente hablarle a este extraño. Su respuesta tan inteligente fue “Jajajajaj andaba con ganas tu papi el día de los enamorados”. Siendo honesta, solo sé que no tenía cómo huir, ni a quién gritarle pidiendo auxilio”.

“Hoy cuando lloro, no lloro por como estoy ahora. Porque de alguna manera salí adelante. Lloro porque no tuve infancia, porque me da impotencia y pena recordar a esa niña de 4, 5, 7, 10…13 años que se quedó callada. Lloro porque no sé lo que es reír jugando a la pinta sin que mi mente me atormentara con recuerdos. Pendeja, cabra chica, ocupándose de solucionar problemas en casa que no le correspondían”, recordó.

“No volveré a callar”

En su declaración en Facebook, Valentina Magnère asegura que no quiere que ningún otro niño o niña enfrenten algo así. E interpela a su padre: “Recuerdas las frases… ‘Valita, tú puedes decirme que te gusto. Dime que te gustó'”.

Entre otros hechos abusivos, la joven recordó que el 14 de febrero, cuando tenía 14 años, “aprovechaste que no había nadie en la casa de tus padres, para masturbarte al lado mío. Mirándome, mirándome con esa cara de degenerado”, sentenció aludiendo a su padre.

Valentina también recordó que cuando tenía 13 años, el subdirector del SII dejó un condón en su cama: “Andre Augusto Magnere Knockaert, Subdirector de SII…Quiero decirte que cada una de las cosas que he hecho, como la denuncia que realicé el año 2017 o cualquier otro manifiesto por redes sociales no serán porque te odie o porque quiera echar a perder tu vida. Espero que la justicia se encargue de eso (dudo pero aún tengo esperanza de que se ocupen realmente de casos como estos y otros peores)”.

Magnère también enfatiza que “no volveré a callar, a tener este ‘secreto’ que de alguna manera me obligaste a guardar. Es mi grito, mi voz, y mi constancia dando esta pelea, pero lucho por los derechos de esa niña de 13 años que no fue capaz de decir: ¡Basta! Lucharé para que no haya más víctimas”, añadió.

Por último, la joven recalcó que también lucha por su hermana de 3 años, quien vive actualmente con su padre. En tanto, el propio Magnère respondió a la denuncia de su hija a través de Facebook asegurando que se trata de una “historia falsa, absolutamente falsa”.

El subdirector del SII aseguró que reportó el caso ante la PDI y que señaló que “por mi honor, dignidad y familia, me veo en la obligación de tener que escribir sobre esto públicamente y defenderme ante el nivel de semejantes injurias. Donde nombra, involucra y mancha a una menor de edad de por vida”.

“Tengo mi conciencia tranquila de cómo he obrado en esta vida, espero más adelante escribir con calma un resumen de todo lo que me ha tocado pasar, con hechos reales (comprobables), con síntesis de informes sociales de peritos de familia, sicólogos y siquiatras, como de fallos judiciales, que permitan a esta audiencia, cuestionarse si es real o no, lo que dice Valentina. Y cuáles son las verdaderas intenciones de todo esto”, señaló, agregando que “Dios la perdone, y que los tribunales determinen la verdad y apliquen la justicia que corresponda”.

Revisa su testimonio completo a continuación: