Las autoridades mexicanas iniciaron el proceso para extraditar a Raúl Escobar Poblete o “Comandante Emilio”, el ex frentista procesado como autor material del homicidio del senador Jaime Guzmán. Poblete fue detenido en junio del año pasado por el delito de secuestro.

Según explicó en mayo el ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Mario Carroza, quien investiga el crimen, su extradición parecía difícil, “porque México tiene su propia legislación y dice relación con los delitos que este cometió en territorio mexicano (secuestro). Probablemente, se resuelvan primero esos hechos y después la extradición”.

Sin embargo, la Procuraduría General de la República (PGR) mexicana, equivalente al Ministerio Público, informó que la petición de la justicia chilena será acogida: “Derivado de un requerimiento de extradición formulado por el Gobierno de la República de Chile, personal de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) dio cumplimiento por reclusión, en el Centro Federal de Readaptación Social en Guanajuato, a una orden de detención formal con fines de extradición internacional librada en contra de Raúl E.”, señalaron en un comunicado público.

A la vez, no entregaron detalles sobre la fecha exacta en que se concretaría el traslado de Escobar a Chile, aunque se espera que las autoridades mexicanas se coordinen con Carroza para afinar el retorno del ex frentista. Por su parte, el juez Carroza aseguró que no ha sido notificado de forma oficial sobre la noticia y que por ello no se referirá al tema.

Durante este año, Escobar Poblete declaró por el crimen de Jaime Guzmán por primera vez. En la instancia, negó haber participado del atentado y aseguró que se enteró de él por la prensa. Del mismo modo, señaló que no supo sobre el secuestro de Cristián Edwards por el que se encuentra procesado, ya que eso fue manejado por estructuras especiales de la organización.

A más de 27 años del crimen, hay dos condenados por el asesinato de Guzmán: el ex frentista Enrique Villanueva, quien suma una condena a cinco años de libertad vigilada, y la ex guerrillera Marcela Eugenia Mardones, condenada a diez años de cárcel en marzo pasado. Además, otros dos presuntos participantes del atentado también son objetivo de extradición para la justicia chilena: entre ellos, Galvarino Apablaza, quien reside en Argentina, y Ricardo Palma Salamanca, detenido en Francia.