El Servicio de Evaluación Ambiental de Magallanes (SEA) aprobó esta tarde la petición de la Mina Invierno para realizar tronaduras en Isla Riesco con el fin de extraer carbón.

La determinación del SEA revirtió el revés que sufrió la Mina Invierno en enero pasado en la Comisión de Evaluación Ambiental de Magallanes, donde se rechazó el uso de tronaduras en la isla.

La decisión en beneficio de la minera de los grupos Angelini y Von Appen no fue bien recibida por las organizaciones medioambientales debido a que se acaba de dar permiso para “destruir un pedazo de la Patagonia”.

Así lo afirmó la ONG Greenpeace que además criticó la política medioambiental del gobierno de Sebastián Piñera.

“Dicho de manera simple: el gobierno acaba de subsidiar a una empresa privada para que genere combustibles fósiles a bajo precio y pueda seguir siendo un negocio rentable. Lo más grave es que esta resolución se produce en medio de la crisis ambiental en Quintero y Puchuncaví, donde sus habitantes están siendo intoxicados en parte por el carbón que llega precisamente desde Isla Riesco“, afirmaron desde la ONG.