Todo partió cuando Donald Trump defendió a su candidato a la Corte Suprema de Justicia, Brett Kavanaugh, de las acusaciones de intento de violación por parte de la académica Christine Blasey Ford. Como respuesta las declaraciones del Presidente de Estados unidos  surgió una nueva campaña a la que se han sumado miles de mujeres.

“Si el ataque contra la doctora Ford fue tan terrible como cuenta, entonces se habrían presentado cargos de manera inmediata ante las autoridades locales”, dijo el mandatario tras conocerse las acusaciones de Ford del ataque sexual cuando era una adolescente.

Es por esto que nació #WhyIDidntReport o por qué no denuncié en español, el hashtag que ha unido a víctimas de abusos y acosos sexuales de manera on line para prestar apoyo a la mujer que públicamente ha visto su testimonio ninguneado desde hace días y ha puesto sobre la el pasado dela bogado que podría llegar al máximo tribunal estadounidense. Mientras tanto, él lo niega todo.

Esta campaña hace recordar a la reciente #MeToo, donde mujeres de todo el mundo comenzaron a contar sus experiencias a partir de las acusaciones de abuso sexual contra el productor de Hollywood Harvey Weinstein.

“No busqué justicia porque no era una opción”

Es en este contexto que la actriz Alyssa Milano usó esta nueva etiqueta de la red social de Twitter para contar su propia experiencia y así apoyar a Ford.

“Me tomó muchos años después de mi ataque poder contar mi experiencia a mis amigos mas cercanos”, contó la actriz que agregó que “me tomó 3 décadas decirle a mis padres que el asalto había existido. Nunca llené un reporte policial. Nunca le dije a los oficiales. Nunca intenté buscar justicia por mi dolor porque la justicia nunca fue una opción”.

La actriz de “Embrujadas” añadió que “para mi, hablar significaba revivir una de los momentos mas dolores de mi vida. Reconocer la existencia de mis atacantes cuando yo lo único que quería era poder olvidar que el está permitido caminar siquiera por la tierra. Esto es por lo que tiene que pasar todo sobreviviente”.

“Contar nuestras historias significa quedar vulnerables a ataques y a ser ridiculizadas en público cuando nuestro único ‘crimen’ fue ser atacadas en primer lugar”, sentencia Milano.

Mientras que mas mujeres siguen contando su historia, Christine Ford deberá asistir al Senado estadounidense para contar bajo juramento su versión sobre de los hechos. La cita es el jueves, día en que los planes de Trump para poner a Kavanaugh en la Corte pueden comenzar a quedar en el olvido.

La vergüenza de contar

Otro de los testimonios que se encuentran en el hashtag es el de la activista afroamericana Alicia Garza, quien confesó que un acoso departe de un hombre durante la adolescencia mientras iba en el colegio.

“Tenía 16 años y era alguien que me gustaba mucho. Nosotros estuvimos jugando durante el período de almuerzo, pero luego ellos no se detuvo cuando le pedí. Fue la primera vez que tuve sexo. No quería que mis padres lo supieran, y estaba avergonzada #WhyIDidntReport”, escribió.

Una situación similar contó la modelo y actriz Claudia Jordan quien relató que “debido a que era una adolescente y tan inexperta sexualmente, pensé que era mi culpa y estaba profundamente avergonzada. Él era popular, mayor que yo y amenazaba a las chicas si contaban. Les dio licor a las niñas menores de edad y se obligó a sí mismo a estar con las vírgenes. Ninguno de nosotros lo reportó. #WhyIDidntReport”.