El médico Roberto Halim Liendo, del Hospital Claudio Vicuña de San Antonio, se negó a practicar una ecografía a una paciente y su pareja, quienes están en un proceso de fertilización asistida. Además de discriminar a las mujeres, el profesional se negó a ofrecer disculpas pese al apoyo de la dirección del recinto a la afectada. 

El hecho fue denunciado ante el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), donde las mujeres P.M. y E.V. aseguraron que el ginecólogo las discriminó en razón de su orientación sexual y que se ha negado a disculparse por lo ocurrido. Los hecho ocurrieron el 7 de agosto pasado, cuando P.M. asistió a una cita con Halim Liendo, quien debía practicarle una ecografía, tras el objetivo de someterse a un proceso de fertilización asistida y tener un bebé junto a su pareja del mismo sexo.

“En un primer momento, el ginecólogo cuestionó que P.M se sometiera a esos exámenes sin estar casada. Luego al saber que tenía una pareja del mismo sexo, calificó de ‘antinatural y poco ortodoxa’ esa situación y se negó a practicarle la ecografía. La afectada salió llorando del recinto debido a este evidente y abuso que está cruzado por lesbofobia, machismo y misoginia”, relató el dirigente del Movilh, Rolando Jiménez.

Además de formalizar una denuncia vía OIRS, la pareja se reunió con el director del hospital, Paul Rojas, apoyadas por el Programa Diversidad, Inclusión y no Discriminación de la Municipalidad de San Antonio. En la instancia pidieron que el médico ofreciera disculpas por lo ocurrido y que los profesionales del recinto recibieran capacitación en temas de diversidad sexual.

El 3 de septiembre se realizó una segunda reunión que contó con la presencia del ginecólogo, “pero este se negó a ofrecer disculpas y reafirmó que los tratamientos de fertilización asistida requieren de una relación heterosexual y que no transaría sus valores. Se trata de una flagrante discriminación”, señalaron desde el Movilh.

Pese a que el hospital no apoyó los dichos de Halim, se disculpó con ambas y anunció su voluntad de capacitar a los funcionarios, “ello no ha servido para reparar el daño causado a la pareja, que está muy dañada psicológicamente, ni tampoco garantiza de que el médico no incurrirá nuevamente en actos de discriminación”, expresó Jiménez.

Por ahora, la organización evalúa el inicio de acciones legales junto a la afectadas, además de valorar el valioso respaldo que ambas están recibiendo de parte de la Municipalidad de San Antonio.