La Ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, asistió como invitada a la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados que investiga la situación de contaminación en Concón, Quintero y Puchuncaví. En sus declaraciones confirmó que el gobierno enviará un oficio a Contraloría para decretar estado de alerta sanitaria a estas comunas tras los casos de contaminación ocurridos.

La ministra pidió perdón como Estado de Chile a las familias de Quintero y Puchuncaví por el sometimiento al que se han visto expuestos por los casos de contaminación. Además señaló que este gobierno da la cara, no solo ministros hemos estado en la zona, incluso el Presidente Piñera ha estado en la zona.

En la instancia legislativa se abordaron los acuerdos que logró con su reunión con las empresas para paralizar las faenas en caso que continúen los episodios.

La ministra señaló que se instalará por primera vez en Chile una norma horaria de Dióxido de Azufre, que es el mayor contaminante de la zona. Ademas señaló que se realizará una auditoría a la red de monitoreos para poder perfeccionar la que existe actualmente.

Esta decisión viene a complementar la decisión de traspasar la supervisión del monitoreo del aire a manos del Estado realizada por el gobierno en las ultimas semanas. Además, planteó la posibilidad de establecer un control en las tardes y noches que son los los momentos con mayor contaminación.

La ministra también aseguró que se “dará un plan de descontaminación a Quintero, que aunque parezca increíble aún no tiene. Todos los chilenos y chilenas tienen derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación y las empresas deben transitar hacia un desarrollo sustentable con estándares internacionales”.

“Nuestro país cambió. Nuestro país no puede tener zonas de sacrificio. Debemos ser un país que permita el desarrollo industrial sostenible. Sin embargo, no queremos menos empresas, queremos empresas sustentables. Existen las tecnologías para hacerlo, y los ajustes operacionales para las empresas sin afectar los trabajos de la gente”, agregó Schmidt.

Ante la consulta de si se crearán nuevas empresas industriales en la zona como la Termoeléctrica “Nueva Era” en Concón o “Los Rulos” que se encuentra en medio de una zona que es reserva mundial de la biósfera, la ministra señaló que como gobierno respetarán las leyes vigentes, pero que, sin embargo, en su opinión “socialmente es muy difícil que se puedan crear nuevas empresas sin que las comunidades tengan un rechazo. Respetaremos la ley pero tendremos en cuenta la realidad de la zona”.

La ministra sostuvo que con el Estado de Alerta Sanitaria permite disminuir las emisiones y suspender faenas contaminantes en toda la zona, y estará vigente hasta tener una nueva normativa que permita descontaminar la zona afectada.

Además agregó que se están evaluando endurecer las normativas ambientales y establecer sanciones penales para los delitos ambientales.

“Estas son las primeras medidas de un programa integral para trabajar de manera responsable. Mientras avanza el desarrollo de medidas concretas para dar una solución definitiva de la zona”, finalizó la ministra.

“Se sebe legislar en beneficio de las mayorías y no en beneficio de Oxiquim, Aes Gener o de Gasmar”

El presidente de la comisión investigadora y diputado autonomista de la región de Valparaíso, Diego Ibañez, comentó que la “dignidad y la salud de los vecinos de las comuna afectadas no puede tener precio”, y que esta comisión aparte de identificar las negligencias de las autoridades y las responsabilidades políticas y administrativas que han habido en el mal manejo de la catástrofe, debe lograr un acuerdo político transversal para homologar los estándares nacionales a los  de la OMS, especialmente los que tienen relación a normas de calidad de suelo y agua que hoy no existen en Chile.

– La ministra hablo de la posibilidad de no crear nuevas empresas mientras las comunidades mantengan un rechazo a ellos, ¿Que opinas de ello?

– Si Chile se tomara en serio el protocolo de París y la agenda 2030 de la ONU, que ratifica. Debiese cerrar inmediatamente Ventana 1 y Ventana 2 que son las termoeléctricas mas antiguas de Chile y que trabajan con carbón. Hoy no podemos tolerar la aceptación de la termoeléctrica “Nueva Era” en Concón ni menos la termoeléctrica “Los Rulos” que está en medio de una zona que es reserva mundial de la biósfera. El factor  preponderante para acabar con el cambio climático, no es solamente reducir el CO2, sino proteger la biodiversidad existente.

Lo que se trata es de recuperar, no de parchar. Porque solamente la recuperación, en función de un crecimiento del empleo y de la misma población es lo que te va a permitir que un futuro pueda la gente seguir viviendo en su zona y no tener que emigrar. Hoy día bajo esta condición de catástrofe sanitaria y ambiental, la gente lo que está haciendo es cerrando negocios y buscando un lugar donde vivir que sea muy lejos de las empresas contaminantes.  Eso no lo queremos, porque el territorio es fuente de identidad, fuente de sociabilidad de la comunidad, fuente de alegría. El territorio es un derecho

– ¿Debe existir una reparación por parte del Estado a las familias afectadas por la contaminación?

– Yo creo que tiene que existir una reparación por parte de las empresas que hoy día incluso han contaminado mas allá de la norma legal que ya es permisiva. Y a la vez el Estado debe hacerse responsable de una comunidad que está siendo sacrificada a nombre del crecimiento económico y del desarrollo de unos pocos. Hoy Quintero le da mucho al país, pero el país no le da nada a Quintero.

– ¿Cuáles deberían ser las sanciones a las empresas contaminantes?

– Si decretamos una zona de catástrofe y de excepción constitucional, en beneficio del derecho a la salud y el derecho al medio ambiente, inmediatamente lo que hacemos es restringir las fuentes de contaminación de las empresas. Aes Gener que es dueña de Ventana 1 y Ventana 2 en Estados Unidos cumple la norma del estándar de la OMS pero acá en Chile distribuyen contaminación y reparten pobreza medioambiental. Este doble estándar ya no es concebible. Estamos en pleno siglo XXI y en plena ratificación de los acuerdos de la agenda 2030 de la ONU, donde Chile en estos aspectos solo se podría comparar con el país mas pobre del mundo. Y si queremos apuntar a estar a un estándar OCDE, lo mínimo es trabajar en función de la justicia social y ambiental y no en función del negocio de los grandes empresarios.

– ¿Crees que los posibles conflictos de interés del gobierno con las empresas contaminantes afectan en la decisión de  no decretar zona de catástrofe a Quintero y Puchuncaví?

– En Chile la política hace tiempo que es un club de amigos que órbita en torno a una pequeña élite que es ese 1% que tiene el 35% de las riquezas del país. Efectivamente nosotros señalamos que el perfil empresarial de la ministra, liderando una cartera medioambiental, que es una de las dimensiones donde hay mas conflictividad en Chile, es un tema que no va acorde con la sensibilidad de esa ciudadanía crítica que hoy día esta protegiendo sus territorios y su biodiversidad.  Creo que hoy día mas allá del estándar legal de que exista o no conflicto de interés en lo jurídico, creo que hay que asumir un deber ético y dar señales a la población y a la comunidad de que se va a legislar en beneficio de las mayorías y no en beneficio de Oxiquim, Aes Gener o de Gasmar.