Durante el pasado jueves 20 de septiembre se inició el juicio oral contra Guillermo Atenas Cornejo, el único imputado por el femicidio de Isidora González Rojas. La joven fue asesinada en septiembre de 2017 en Melipilla, para luego ser descuartizada por y sus restos lanzados a un canal de regadío en el fundo Camarena.

Se espera que el juicio se extienda hasta el próximo viernes 28. Mientras, organizaciones feministas, familiares y las redes lesbofeministas de Melipilla y Concepción se han activado para seguir el caso de cerca, agitando a la comunidad con jornadas muralistas, conversatorios, mitines informativos y otras manifestaciones a favor de justicia para “Dorito”, como llamaban a la joven de 23 años.

En entrevista con Resumen, Rayén González, hermana de Dorito, señaló que “las jornadas comenzaron el jueves, a la par con el juicio y terminaron el domingo. También estuvimos a las afueras de tribunales y pusimos lienzos esperando todos los días a que sacaran a Atenas para increparlo y gritarle. Esto continuará hasta el viernes y luego del juicio sacaremos una marcha por Melipilla“, informó.

El 2 de agosto de 2017 fue la última vez que Isidora González se contactó con sus cercanos y familiares. Ese día contó que Guillermo Atenas, su ex pareja, la había golpeado y que tenía la intención de volver a Concepción, su ciudad de origen. En adelante, no supieron más sobre el paradero de “Dorito” hasta que la mañana del 7 de septiembre se encontraron restos en la localidad de Huichín, en Melipilla. Un día después se confirmó la identidad de la joven.

En las primeras jornadas en el tribunal, la parte querellante ha podido presentar sus testigos ante el fiscal Jorge Solís. En este escenario, la familia y las organizaciones piden cadena perpetua calificada para Atenas.

Rayén González explicó la importancia de conseguir la pena máxima para el agresor de su hermana: “Hay muchos casos en que solo se les da 5, 10 o 15 años y no se califica como feminicidio, sino que queda como homicidio. Si podemos lograr que se aplique la cadena perpetua calificada, vamos a hacer que sirva de ejemplo para otros casos y se pueda aplicar mayor justicia”, confirmó.

En las próximas jornadas, la defensa del femicida confeso intentará defender ante el Tribunal de Melipilla un caso de esquizofrenia que le impediría ser juzgado. En tanto, de obtener la pena máxima, Guillermo Atenas podría ser sentenciado a 40 años de cárcel sin derecho a beneficio.