La diputada RN Ximena Ossandón, quien es integrante de la Comisión de Mujer y Equidad de Género de la cámara, presentó una denuncia ante el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) en contra del programa “En Su Propia Trampa” de Canal 13.

A través de una carta enviada a Catalina Parot (RN), presidenta del organismo, la parlamentaria apunta en específico al capítulo emitido el pasado domingo 23 de septiembre, en el que se desenmascaró a un tarotista que se aprovechaba de la confianza con sus clientas para hacer tocaciones y abusos sexuales.

Esto debido a que, para poder dejar en evidencia al hombre, el programa conducido por Emilio Sutherland recurrió a la actriz Claudia Muñoz, quien se hizo pasar por una clienta y también fue víctima de las agresiones del hombre.

“Para demostrar esta conducta abusiva, la producción del programa preparó el encuentro entre este sujeto y la actriz, acondicionando a su vez un lugar en el cual este sujeto desarrolló una sesión de tarotismo, actos que paulatinamente pasaron a tocaciones indebidas a la actriz en sus partes íntimas y a reiteradas solicitudes de caricias que realiza él a la mujer. Cabe señalar que durante toda la supuesta sesión de tarotismo el sujeto mantiene una comunicación con evidentes expresiones vulgares de connotación sexual, indagando en detalles de la relación de pareja de la víctima”, dice el texto.

De este modo, Ossandón denuncia que el canal incurrió en hechos que “podrían representar a nuestro juicio una violación a los principios que, como finalidad impuesta en la Ley Orgánica del Consejo Nacional de Televisión (Art. 1 inciso cuarto) deben cumplir los concesionarios de señales de televisión y que sustentan el correcto funcionamiento de los servicios de televisión, en específico el respeto por la dignidad humana”, y pide que se estudie si corresponden sanciones contra la emisora.

“El desarrollo de este tipo de programas de carácter periodístico pone en debate los límites éticos en particular acerca de si una persona, aun voluntariamente, pueda ser instrumentalizada o utilizada como señuelo incluso a costa de su propia dignidad como mujer”, finaliza.