Bernardita Guerrero es una de las viudas que aparecieron en la franja del Sí entregando sus testimonio y así llamar a votar en su momento por la opción que ratificaba a Augusto Pinochet en el poder en el plebiscito de 1988.

Y un día como hoy, pero hace 20 años, el diario La Época publicaba una entrevista con la viuda del capitán Roberto Goycoechea tras la participación de la mujer en el spot televisivo, en el que daba a entender que su muerte se debió a a un atentado y no a un accidente.

“Este es Robertito, mi hijo menor, que nació después de que murió mi marido. No alcanzó a conocerlo. Roberto nunca ha dicho papá. No tuvo a quién decirle. Algún día va a saber que su papá fue un héroe”, dijo Guerrero mientras abrazaba a su pequeño hijo.

Y continuó indicando que “no podemos destruir así a otro ser humano, volándolo, haciéndolo estallar en mi pedazos, sin que quede nada”.

El problema de todo es que Goycoechea, oficial del Ejército, murió al estallar un helicóptero, producto de una falla mecánica, no de un atentado.

Es por eso que en le periódico le preguntan por qué no fue clara en la franja, y la respuesta de Guerrero es, al menos, poco creíble: “No lo dije porque, en realidad, encontré que estaba de más. Lo del helicóptero fue un accidente”.

Y continuó excusándose diciendo que “lo que yo quise dar a demostrar en ese spot era mi dolor humano que yo sentía” y que “no culpo a nadie. O sea, no es humano que le pase a nadie eso”.

Lee acá la entrevista completa: