Siguen los problemas para Facebook. Este viernes la compañía admitió que sufrió un ataque informático que afectó a más de 50 millones de cuentas, que quedaron al descubierto y a merced de los hackers.

A través de un punto de prensa telefónico con periodistas de todo el mundo, Mark Zuckerberg reconoció que se había producido “un problema de seguridad realmente serio”, y que la compañía está “en la fase inicial de la investigación”. Además señaló que Facebook advirtió el miércoles al FBI del ataque.

Los antecedentes preliminares indican que los atacantes habrían utilizado una vulnerabilidad en el código de Facebook para la herramienta que permite a los usuarios revisar cómo se ve su propio perfil ante los ojos de otras personas. De este modo, adquirieron las credenciales de autentificación que utiliza la red social para mantener logueados a sus usuarios y evitar que las personas deban ingresar su cuenta cada vez que utilicen el servicio.

Por esta razón, durante las primeras horas de este viernes la empresa cerró automáticamente la sesión de por lo menos 90 millones de cuentas, protocolo que suele seguir la red social cuando los perfiles se han visto comprometidos.

De acuerdo al equipo de Zuckerberg, el problema ya ha sido arreglado y los hechos denunciados ante la policía. Sin embargo, por ahora no se sabe exactamente quiénes son los atacantes ni el alcance real que tuvo el hackeo.