“El papa Francisco ha dimitido el estado clerical de Fernado Karadima”. Así de tajante parte el comunicado en el que el Vaticano anunció que el ahora ex sacerdote es expulsado del sacerdocio, 8 años después de conocerse los abusos sexuales por los fue denunciado.

En el boletín que proviene de Roma, se detalla que el sumo pontífice ejerció su “potestad ordinaria, que es suprema, plena, inmediata y universal en la iglesia”. Además, subrayan que Karadima ya fue informado de esta decisión tomada ayer jueves 27 de septiembre, mismo día en que entró en vigencia al tener carácter de automático.

Esta información llega a casi diez años de que James Hamilton, Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo denunciaran en 2010 por primera vez y de forma pública los abusos que sufrieron por Karadima en la parroquia de El Bosque.

Las acusaciones de los tres profesionales derivó en que comenzara una investigación canónica que determinó la culpabilidad del otrora sacerdote y cuya condena fue tener prohibido ejercer el sacerdocio, pese a que la justicia ordinaria determinó que los delitos prescribieron aunque se determinó que si ocurrieron.

Justamente una de las voces que rápidamente se pronunció fue la de Cruz, quien señaló a través de su cuenta de Twitter que “el pedófilo Karadima expulsado del sacerdocio. Nunca pensé que vería este día. Un hombre que le arruinó la vida a tantas personas. Agradezco que el Papa Francisco haya tomado esta determinación al fin. Espero que muchos sobrevivientes sientan un ligero alivio hoy”.

Este es el boletín con la resolución del papa Francisco: