Yasmín Bau tenía 10 años cuando ya era fanática de Cecilia, la incomparable. La joven seguí a su artista favorita a cada concierto que pudo hasta que un día se hizo realidad su sueño de conocerla. Entonces, pasó a ser la amiga, mánager y principal pilar de la cantante de la Nueva Ola, quien se encuentra hoy internada en el Hospital de San Antonio.

Cecilia Pantoja sufrió una segunda crisis de salud, a raíz de una neumonía. A sus 74 años, cuenta con el apoyo incondicional de su representante y amiga, con quien vive hace 18 años: “La gente siempre especula mucho sobre la Ceci. Una de las últimas cosas que han dicho es que está sola, que está abandonada y eso no es así. Ella no sólo me tiene a mí, también tiene a mi familia que la quiere y cuida. Sola no está y es bueno que eso se sepa”, contó en entrevista con La Tercera.

Bau recordó que el estilo de Cecilia le encantó desde pequeña: “Andaba con pantalones apretados, sus pasos de baile tenían ene onda y usaba el pelo corto. Era muy desafiante. Encontré que era la raja, que era súper chora en relación a otras cantantes que mi mamá me mostraba y que preferían salir con vestiditos largos. En cambio, Cecilia era cool”.

Una amiga de la infancia las presentó a ambas: “Cecilia vivía en el tercer piso de su edificio y nos quería presentar. Yo no lo podía creer. La Claudia ya se la había topado en las escaleras y le comentó que una amiga de ella, que era yo, era fanática de sus canciones. Le habló mucho de mí para que se interesara y para que quisiera conocerme”, detalló agregando que de inmediato se llevaron muy bien.

“Se decían muchas cosas de ella que no eran ciertas. Ella siempre ha sido muy piola, ni siquiera carretea. En esa época me di cuenta, porque nos invitaba a sus conciertos, que tocaba y se iba para la casa. Y así desde siempre: hace un viaje, y se va para la casa. Jamás se queda, jamás ha bebido alcohol”, señaló Yasmín. en la entrevista. Su representante aseguró que cuando la conoció “se me revolvió la guata, fue como conocer a la Janis Joplin. No pensé que seríamos tan amigas”.

Bau aseguró que Cecilia “es demasiado ruda para ser una mamá, pero mi mamá la quiere como si fuera una prima para ella. Es familia para mí, y por eso la protejo tanto. Por eso nunca he querido hablar con la prensa. Esta será la última vez, porque los espacios propios de la Ceci son muy pocos”.

Hoy, Yasmín lleva a Cecilia dos veces a la semana a una kinesióloga y a ensayo musical, además de una cita con la fonoaudióloga. Su mánager asegura que desea que no se siga enfermando, aunque es imposible y añade que “quiero que le den el premio a la música. Ella le ha entregado su cuerpo y alma a Chile. Tiene 74 años y sigue cantando, tratando de mejorar siempre. Cecilia no quiere que le pase nada para no hacer sufrir a la gente”.

Hace dos semanas, “La incomparable” anunció que es probable que se retire pronto de los escenarios. Al respecto, su amiga y fiel fanática dice que “es parte de envejecer, no es nada malo” y se ríe de los rumores: “Me han llegado comentarios donde inventan que soy pareja de la Cecilia y son innecesarios. Alrededor de ella hay muchos mitos y muchas historias que surgen y que no son reales. A estas alturas ya me da un poco lo mismo. La Ceci siempre dice algo que es muy sabio: mientras más mitos surjan sobre ella, más vigente estará su carrera”, cerró.