Un grupo de parlamentarios suscribió un proyecto de resolución para solicitar al Ejecutivo que instruyera al Ministerio de Transportes sobre la ejecución de un plan con vagones exclusivos para mujeres en el Metro, específicamente en horario punta.

Sin embargo, la propuesta de Loreto Carvajal (PPD), María José Hoffmann (UDI), Marisela Santibáñez (PRO), Gabriel Silber (DC) y Marcela Hernando (PRSD), entre otros parlamentarios, no fue bien recibida por el Gobierno, ni por Metro, ni por el Observatorio Contra el Acoso Callejero.

La ministra Isabel Plá manifestó que no comparte la idea porque la solución va por impulsar cambios culturales que aseguren una convivencia respetuosa, no en aislar a las mujeres para protegerlas. En tanto, la ministra Gloria Hutt, titular de Transportes, señaló que “aislar a las mujeres va justo en contra de lo que tenemos que lograr, que las mujeres puedan viajar donde quieran tranquilas y eso no implica separarlas”.

Además, añadió que esta idea es “casi dejarle el espacio a los abusadores para que usen el resto de los carros y es incomodar a las mujeres con una situación que no se merecen”.

Desde Metro se pronunciaron a través de un comunicado, argumentando que “compartimos la mirada de distintas organizaciones expertas en este tema, que consideran que no es el mejor camino enfocar el problema en la división de los carros”.

En tanto, María José Guerrero, presidenta del Observatorio Contra el Acoso Callejero, expresó que la ejecución de la iniciativa le transferiría la responsabilidad a las mujeres, si es que llegasen a abordar los vagones mixtos. “Si así fuera, no habría acoso en otros medios de transporte, como los taxis, donde la mujer va sola, o en el colectivo, donde van tres o cuatro pasajeros, y también ocurre la violencia sexual”, argumentó. A la vez, Guerrero cuestionó qué sucedería con las personas trans y con la diversidad sexual en general bajo esta medida.