El 3 de septiembre, Sebastián Carrera recibió una invitación de la FIFA para asistir a la entrega de los premios The Best en Londres. Hace unos meses, fue nominado al FIFA Fan Award por ese día en que fue el único hincha de Puerto Montt alentando a su equipo en Coquimbo y su pasión dio la vuelta al mundo.

Aunque la noticia era increíble, Carrera tuvo que enfrentar diversos obstáculos para concretar su viaje. El primero fue que no tenían dinero para el pasaporte, pero finalmente recibió el respaldo del ex presidente de Deportes Puerto Montt, Germán Mayorga: “De inmediato me deposita el dinero para el pasaporte así que fui feliz al registro civil. Pido hablar con el encargado y le pregunto si es que hay alguna posibilidad de agilizar la llegada del pasaporte y me comenta el plazo máximo es de 5 días, pero por lo general se demora 2. Ahí el viaje volvía a tomar forma. Pasaron dos días y el pasaporte estaba disponible para ser retirado. Uuuuufff, la vida me sonreía nuevamente”, relató en una bitácora publicada en Emol.

En una nota, el “hincha solitario” comentó que aún no tenía traje para la gala y entonces recibió un llamado de la página “La Arena del Abuelo”, quienes le ofrecieron regalarle uno. Entonces comenzó la espera: “Antes del viaje no podía dormir bien. Me costaba comer -eso que soy bueno para el tenedor-, me fui a Puerto Montt para estar con mis hijos , fui al estadio Chinquihue y fui a visitar a la virgen que está camino al estadio, ya que cuando niño siempre pasaba a pedir por mi club en esa misma virgencita Teresa de los Andes”.

El 22 de septiembre, Sebastián Carrera y su pareja tomaron el vuelo a Londres. “Ir en avión era algo soñado, ya que uno está acostumbrado a viajar en micros”, detalló. Llegaron un día después y los trasladaron al hotel Marriot de Londres, a un costado del río Támesis. “Estábamos en una habitación de lujo. Desempacamos unas cuantas cosas y salimos a recorrer la ciudad. Nuestra primera parada fue el London Eye y ahí seguimos por la Abadía de Westminster y el Palacio de Buckingham. Nos dio la noche caminando en esta ciudad tan bella con una arquitectura esplendorosa y una diversidad de culturas que te hacen sentir en otro mundo”, describió.

A las 11 de la mañana del siguiente día lo convocaron al salón de las leyendas: “Entré y estaba plagado de fenómenos: El primero en aparecer fue Javier Zanetti y después Pablo Aimar. Sigo caminando, nervioso, y veo en una mesa a Roberto Carlos, Cafú, Ronaldo y René Higuita. Sebastián junto a Aimar. Mi corazón estaba a punto de explotar. Miro hacia un costado y estaba David Trezeguet, Fabio Capello, Samuel Eto’o y Didier Drogba. Tras esto, llega un encargado de la FIFA y me dice: ‘Este es el lugar que ocuparas en la gala’. En la mesa estábamos Modric, Marcelo, Zidane y yo. Brutal”.

“Tomé mi jugo y traté de entrar en conversación con ellos, pero nadie hablaba mucho español. Me fui a saludar a Aimar y Zanetti. Les conté quién era y me felicitaron y me dijeron que me habían visto en videos. Realmente estaba a punto de morir de alegría”, añadió el hincha de los delfines.

Más tarde llegó el momento de la gala y bajando el ascensor apareció el brasileño Dani Alves y su esposa: “Nos saludó muy simpático y luego esperamos en la recepción del hotel. Y nuevamente comienza esa danza de figuras: Luka Modric, Raphael Varane, Mohamed Salah, etc. Llegó nuestra limusina, nos trasladaron hasta el Royal Festival Hall, bajamos de la limusina y fuimos invitados al Vip. Ahí nos recibió el mismísimo presidente de la FIFA, Gianni Infantino”, relató.

Después de la ceremonia fueron invitados al Vip, donde podían comer y beber con los cracks del fútbol mundial. Aunque Carrera no ganó el premio, que fue concedido a la hinchada peruana tras su paso por Rusia, se trató de una noche soñada en recompensa a la fidelidad de Carrera con el club de sus amores.