En medio de la cita que se desarrolla en las cuarteles de la ONU, por donde han pasado presidentes de todo el mundo abordando temas de interés planetario, un discurso llamó la atención particularmente de nuestro país. Se trata de la intervención que realizó Nicolás Maduro, quien respondió a sus pares que abogan por una “ayuda humanitaria”.

Pero no fueron particularmente esas las palabras que se convirtieron en noticia, sino unas que le dedicó a la ex presidenta Michelle Bachelet y hoy funcionaria de las Naciones Unidas, a quien le abrió las puertas de Venezuela.

“La alta comisionada cuando  quiera venir a Venezuela siempre es bienvenida”, indicó Maduro en su exposición, luego de que la ex mandataria pidiera en un video publicado por la ONU que Venezuela deje entrar a los investigadores del Consejo.

En esa oportunidad, Bachelet señaló que su rol es monitorear la situación de los derechos humanos y que “lo haremos como se espera de nosotros, de manera imparcial, no selectiva, sin sesgo y lo más neutral posible, pero para eso la mejor forma es que tengamos acceso a todos los actores”.

Lo anterior, luego de que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobara el jueves una histórica resolución en la que pide al gobierno de Maduro “aceptar la ayuda humanitaria” y así comenzar a resolver la “escasez” de alimentos y medicamentos.

Este documento fue propuesto por varios países de la región, partiendo por Chile, Argentina, Perú y Colombia. Lo firmaron 23 de los 47 Estados del Consejo, diecisiete se abstuvieron y siete votaron en contra.