El Arzobispado de Santiago pidió disculpas por el contenido del polémico manual para frenar abusos sexuales por parte de sacerdotes.

El instructivo, titulado “Orientaciones que fomentan el Buen Trato y la Sana Convivencia Pastoral”, entregaba consejos explícitos para no cometer abusos sexuales como por ejemplo no “dar palmadas en los glúteos, tocar el área de los genitales” o “dormir junto con niños, niñas y adolescentes”.

A través de un comunicado, el arzobispado sostuvo que el documento es un “instrumento de trabajo hecho según estándares internacionales, que tiene plazo de seis meses para perfeccionarse con toda la comunidad eclesial”.

Junto con esto afirmaron que “se corregirán ciertos contenidos que fueron traducidos en forma literal y que no son adecuados, o que se prestan para interpretaciones incorrectas. Presentamos las disculpas del caso y publicaremos una nueva versión en el más breve plazo”.

El polémico documento que fue borrado del sitio web del Arzobispado entraría en vigencia el 28 de abril de 2019.

Entre otras recomendaciones que tenía el instructivo estaba no “violar la privacidad, mirando o sacando fotos mientras los niños o adolescentes estén desnudos, se visten o se duchan” ni “besar en la boca a los niños, niñas, adolescentes o personas vulnerables”.