Durante el pasado sábado la ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Isabel Plá y el ministro de Salud, Emilio Santelices, visitaron a una mujer de nacionalidad haitiana que se convirtió en la primera en someterse a un trasplante de hígado en Chile. Clairmathe Maindes fue intervenida en la Red de Salud UC Christus y ha mostrado una gran evolución.

“Esta cirugía marca un hito en nuestro país, ya que Clairmathe es la primera ciudadana haitiana residente en Chile que se beneficia por la donación de órganos”, destacaron desde el centro de salud. Sin embargo, minutos después de que la historia se hiciera conocida, en Twitter comentó a circular un hashtag que buscaba cuestionar el que una paciente de nacionalidad haitiana recibiera un órgano en Chile.

#NoSoyDonanteDeHaitianos rezaba la consigna que rápidamente se tornó en contra de su creador: muy lejos de sumarse a entregar motivos para rechazar la donación de órganos a inmigrantes haitianos, la mayoría de los tuiteros comenzó a repudiar el racismo de la campaña, provocando diversos cuestionamientos y burlas.

En Twitter, la mayoría de los comentarios al respecto recordó que en materia de salud la nacionalidad de las personas no tiene ninguna importancia y que es necesario incentivar la donación de órganos para todos y todas, sin importar su origen. “A los amigos del HT cuando le extraigan los órganos les vamos a poner un scotch con un papelito que diga “Órgano válido solo para receptores arios y xenófobos'”, ironizó un usuario.

Lee algunos comentarios al respecto: