El Sindicato de Folcloristas de Chile, que facilitaba su sede para las reuniones metafísicas impartidas por Tito Fernández, tomó la decisión de suspender las sesiones mientras se desarrolla la investigación por las denuncias sobre abuso sexual y violación contra el artista.

Durante la tarde de este lunes se realizará una asamblea extraordinaria con 150 socios de la organización, con el objetivo de analizar estas medidas y el escenario del espacio tras lo ocurrido. En entrevista con La Segunda, Iván Vidal, presidente del sindicato, aseguró que es la primera vez que uno de los asociados es querellado por abuso sexual y violación.

“Tito estaba delicado de salud. La última semana no hizo clases. Siempre nos juntamos antes de sus reuniones y nunca vi nada raro. Jamás imaginé que lo podían acusar de algo así”, señaló Vidal sobre la causa investigada por la fiscal Mariela Cid.

El presidente del sindicato agregó que los seguidores de Humberto Baeza, como es el verdadero nombre del músico, son cerrados y que todos los artistas pueden usar la sede: “El Temucano es uno de los 700 integrantes. Como normas de reunión, acá no se fuma ni se bebe. Ni se realizan conductas que atenten contra el estatuto”, sostuvo.

“Yo no soy responsable de lo que hagan los socios, sino de ellos como artistas. Tito viene como persona, como Humberto Baeza, a dictar cursos de metafísica con gente promedio de 55 años, mujeres y hombres“, añadió.