Todo comenzó cuando Roshelle Pearson sacó a pasear la perra chihuahua llamada Princesa por las calles de la ciudad de Davie en Florida, como todos los días, pero algo cambió y terminó en una tragedia para la familia.

Cuando la mujer y su perrito iban caminando por el lugar, de pronto, un fuerte sonido llamó su atención, casi inmediatamente, la perrita comenzó a aullar descontroladamente. Al mirarla, se dieron cuenta que estaba esta sangrando profusamente por su boca.

A los pocos minutos Princesa, de ocho meses y menos de tres kilos, falleció en los brazos de Pearson sin saber qué había pasado y desconsolada.

Se trató de un disparo de Johansen Concepción de la Ros, quien le apuntó al rostro del animal con un rifle de aire comprimido desde el balcón de su departamento.

Y fue la asistencia de un vecino quien fue testigo de todo el que logró dar con el responsable que dio muerte al animal. Un oficial de policía de la ciudad de Pembroke Pines que se encontraba fuera de servicio identificado como Miguel Osorio fue quien presenció el episodio.

Cuando Osorio se dirigía hacia su departamento, pudo percatarse de que un hombre armado con un rifle equipado con una mira subía al segundo piso de un edificio. Todo fue demasiado rápido y no pudo reaccionar. Mientras tanto, el hombre se arrodilló y se preparó para dispararle.

Tras toda esta trágica escena, De la Ros fue arrestado luego de que se le encontrara el arma del crimen. Ahora se encuentra a disposición de la justicia en el penal del condado de Broward y acusado de crueldad animal, por lo que puede enfrentar hasta cinco años de cárcel  y una multa de USD 10.000.