El baterista de Sigur Rós, Orri Páll Dýrason, fue acusado de violación por una mujer llamada Meagen Boyd, quien detalló los hechos ocurridos en 2013 con el músico. Tras la denuncia, el baterista decidió renunciar a una bandas más populares de Islandia.

Boyd, más conocida como Yin Shadowz en Instagram, aseguró que la violación ocurrió en Los Angeles, California, mientras Sigur Rós estaba en la ciudad grabando su álbum Kveikur. La joven, quien se define como seguidora de la banda, aseguró que dormía bajo los efectos del alcohol, compartiendo una cama con Dýrason. Al día siguiente, al despertar, constató que había sido penetrada sexualmente sin su consentimiento.

“Estaba borracha y lo conocí en un club (durante un breve período en el que fui bailarina en un club llamado “The body shop”). Nos besamos antes de quedarnos dormidos en la misma cama. Después de eso quedé tumbada por completo. Me desperté con la sensación de estar siendo penetrada sin mi consentimiento durante un profundo sueño… Sucedió dos veces esa noche, y me pregunté por qué no me había ido después de la primera vez, pero estaba borracha, muerta de cansancio, en estado de shock“, relató Boyd.

Por su parte, el baterista negó la historia de la denunciante, asegurando que “mi recuerdo de esa noche es completamente distinto al tuyo”. La frase fue compartida en una conversación por mail que la joven posteó en Instagram, pero que luego decidió borrar. “Pasamos una buena noche dibujando y tomando en mi departamento; después nos fuimos a la cama. Al otro día incluso quisiste quedarte y me preguntaste si podías, pero yo debía ir al estudio y tú te molestaste por eso”.

En los correos, la joven refuta su versión: ¡No estaba enojada de que tuvieras que irte! ¡Estaba enojada porque me desperté con un maldito pene adentro mío sin consentimiento! (…) Tuve trauma por meses y por años no he sido capaz de olvidar lo horrible que me hiciste sentir y cómo me usaste y te aprovechaste de mí”. Meagan asegura que el músico intentó disuadirla de denunciar: “No me retractaré o seré silenciada. Sé lo que sucedió y no lo olvidaré. No ha sido fácil para mí ni para mi familia, pero es mi deber exponerlo como un depredador sexual que no debe estar cerca de mujeres”, dice el testimonio recogido por Pitchfork.

Sigur Rós

Más tarde, Jón “Jónsi” Þór Birgisson y Georg Hólm, actuales miembros de Sigur Rós, anunciaron a través de un comunicado la decisión de aceptar su renuncia: “Tras las acusaciones extremadamente graves y personales hechas contra él en los días recientes, hemos aceptado la renuncia de nuestro compañero Orri Páll Dýrason para permitirle lidiar con esto en privado”, informaron.

Luego, el músico emitió una nueva declaración pública en donde explica su decisión de abandonar la banda: “Pido a la gente que mantenga la calma y no se divida en dos ejércitos beligerantes, esto no es un juicio en los tribunales, es la palabra de Meagan contra la mía en internet”, sostuvo.

“Las palabras malsonantes y las provocaciones no le van a hacer ningún favor ni a mí ni a ella. Debido a la magnitud de las acusaciones, he decidido dejar Sigur Rós. Ha sido una decisión muy difícil, pero no puedo dejar que estas acusaciones tan graves afecten a la banda”, señaló el baterista, agregando que “haré todo lo que está en mi poder para salir de esta pesadilla, pero por respeto a aquellas que realmente sí han sufrido de violencia sexual, no llevaré esta pelea públicamente”.

Boyd bloqueó su cuenta en Instagram, pero hay fotos de su publicación original, en donde comparte parte de su testimonio contra el artista islandés.