Durante este martes, el presidente Evo Morales respondió a las consultas de los medios, luego que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya diera a conocer su rechazo a la demanda de Bolivia contra Chile.

“La demanda jurídica no tuvo resultados, respetamos pero no compartimos. Pero la demanda histórica sobre la reivindicación marítima se reafirma con más fuerza y convicción, porque estamos con la verdad, con la historia y tenemos razón”, sentenció el Mandatario desde la Casa Grande del Pueblo.

Morales aseguró que, tras su llegada a La Paz, se reunió con lo altos mandos de su gabinete, movimientos sociales y miembros de las Fuerzas Armadas para “evaluar párrafo por párrafo” la decisión que señaló que Chile no está obligado a negociar con Bolivia.

En la conferencia de prensa, el presidente boliviano señaló que “Bolivia nunca va a renunciar al retorno” y sinceró que “hemos acudido a la CIJ para que haga justicia. Estoy sorprendido del informe del la CIJ. Tiene muchas contradicciones”.

Morales interpeló a la CIJ: “Quiero decir a la Corte Internacional (…) ¿es una corte para los pueblos o para otros sectores?”, cuestionó, anunciando que enviará una carta a La Haya dando cuenta de los puntos que no le parecen claros, con el objetivo de que los aclare.

“En dicho fallo se dijo claramente que las cuestiones de controversia no son asuntos resueltos”, argumentó el presidente de Bolivia, asegurando que en “en esa lógica el Tratado de 1904 no ha resuelto nada”.

“He decidido, personalmente voy a enviar una carta, demostrando las contradicciones entre las partes considerativas y la decisión de no acompañar a hacer justicia a Bolivia“, sostuvo. “Pese a que la Corte no acompaña soluciones pacíficas, los pueblos juzgarán a futuro. Es nuestra obligación seguir con la lucha por la igualdad, dignidad, soberanía económica”, cerró.