Durante este miércoles, el abogado que representa a Francisco Silva, uno de los acusados por el asesinato y posterior descuartizamiento de Nibaldo Villegas, sostuvo que su cliente no participó de la planificación ni ejecución del asesinato.

La defensa de Silva sostuvo que él solo se involucró en el descuartizamiento del docente. El hombre de 37 años se encuentra en prisión, al igual que su pareja Johanna Hernández Vicuña, quien se encuentra formalizada por el delito de parricidio y homicidio calificado con alevosía y premeditación contra Villegas. El docente de Villa Alemana desapareció de su casa y, tras varias semanas de búsqueda, apareció descuartizado en el mar de Valparaíso.

Desde entonces, el abogado de Silva ha alegado una supuesta inimputabilidad por razones siquiátricas. A la vez, Peter Heinze indicó este miércoles que “él llegó con posterioridad a la casa de Nibaldo, estaba Johanna, y él participó solamente en el descuartizamiento del cuerpo”.

Según Heinze, Francisco Silva llegó al hogar del docente cerca de dos horas después de haber sido asesinado por Hernández. A la vez, trascendió que la mujer habría enviado dos cartas a Silva desde la cárcel, instándolo a asumir la responsabilidad del crimen. A la vez, aseguró que “el diagnóstico actual es bipolaridad con personalidad limítrofe” y recalcó que Silva “escucha voces y una vez se intentó suicidar”.

Por su parte, el abogado de la familia de Nibaldo Villegas, Patricio Olivares, explicó que “el contenido de esas cartas son cartas amorosas, que Johanna le dice a Francisco que él se eche la culpa, que se autoinculpe y que ella no tiene responsabilidad”. A la vez, añadió que ambos imputados buscaron la forma de asesinar al docente “y lo que duele más, es que intentaron ocultar la huella del delito, que es descuartizando el cuerpo”.

Por último, Olivares sostuvo que la defensa de Silva aún no presenta una ficha clínica o examen que evidencie su situación psiquiátrica y recalcó que “la defensa puede decir hasta que los elefantes están volando, pero nosotros tenemos las herramientas para destruir estos argumentos”.