En la edición de este miércoles de #LaTeoriadelEmpate la periodista Rayén Araya conversó con José María del Pino, periodista y Director Ejecutivo de la Fundación Soñadores, y con Marcelo Rivera Olave, fundador Debate Ciudadano, sobre la declaración que el cardenal Ricardo Ezzatti  debía entregar esta mañana ante el fiscal de O’Higgins, Emiliano Arias, en el contexto de la investigación que se desarrolla por eventuales abusos sexuales cometidos por el ex canciller de la Iglesia de Santiago, Óscar Muñoz. Ezzati arribó alrededor de las 09.40 horas a la Fiscalía de Rancagua para declarar en calidad de imputado por encubrimiento de los eventuales abusos cometidos por el ex canciller.

Sin embargo, la reunión del religioso con el Fiscal Emiliano Arias no duró más de media hora ya que el prelado se acogió a su derecho a guardar silencio, actitud que para el fundador de Debate Ciudadano representa no sólo un despropósito, sino que un indicativo de que “el funcionamiento de la iglesia está podrido por el solo hecho de que no se sabía si se presentaría ante el fiscal”, agregando -a propósito de la decisión de Ezzati de guardar silencio- que “cuando el río no suena es porque hay abusos. Es muy distinto acogerte a guardar silencio, a decir que no tienes información que aportar”, explicó.

Por su parte, José María del Pino señaló que la actitud del religioso refleja que probablemente guarda información  que puede ser perjudicial para su defensa. “Uno como cristiano esperaría transparencia. Además, cuando uno no tiene nada que ocultar ¿ por qué habría que acogerse al derecho a guardar silencio, sobre todo si él está tan convencido de que no encubrió?”

El también periodista aseguró que en sus actuaciones Ezzati ha sido funcional al encubrimiento de quien fuera superior, el ex cardenal Francisco Javier Errázuriz: “yo creo que Ezzati tiene síntomas de abusos también. Fue el secretario de Errázuriz, y creo que más allá de sus propios errores, está cubriendo las espaldas al verdadero responsable de los encubrimientos. Aquí hay un sometimiento al poder, basta ver los intercambios de mails entre ellos que se han hecho públicos , la semántica…da cuenta de esa verticalidad y sometimiento”, manifestó.

Otro de los temas abordados por ambos panelistas fue el anuncio del gobierno de la puesta en marcha de un operativo que expulsará del país a aquellos migrantes que no hayan regularizado su situación  durante la etapa de registro, que se abrió el pasado 23 de abril y finalizó el 22 de julio.

Al respecto, ambos invitados coincidieron en que las políticas públicas impulsadas por el gobierno en este tema se han centrado en aspectos más cuantitativos que cualitativos.

“Esta agenda policial ha hecho que las políticas públicas de inmigración hayan pasado a segundo plano, porque esto está radicado en la subsecretaría de Seguridad Pública, en vez Extranjería e Inmigración, que es desde donde debiera funcionar. Se necesita una mirada humanitaria, pero el gobierno ha transformado esto en un tema cuantitativo y policial”, ahondó Del Pino.

Por su parte, Marcelo Rivera indicó no se pueden mezclar conceptos: “no podemos hablar de personas y de ilegalidad, no podemos hablar de los migrantes y hablar al mismo tiempo de un estado policíaco y de ilegalidad”, explicó.