A través de un comunicado público, el ex presidente de Unión Española, Francisco Ceresuela, anunció que no participará de la carrera por la presidencia de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP). “Esta invitación me pilla por sorpresa y un honor ver que puedo ser un nombre de consenso”, señaló.

Sin embargo, el ex timonel de U. Española señaló que “anoche informé formalmente a los clubes y a mi familia que el proyecto de la ANFP es muy interesante, pero no lo puedo asumir en este momento”. Así, Ceresuela confirmó que es otro menos en la carrera para las elecciones de noviembre, donde se elegirá al nuevo presidente de la asociación.

“Me hubiese gustado estar en condiciones de asumirlo. (Esta decisión) No es contra el fútbol”, añadió el abogado, explicando que “actualmente estoy en medio de grandes desafíos personales y profesionales, que me impiden poner toda mi energía en esta gran propuesta”. Primero fue Arturo Salah, actual líder de la ANFP, quien bajó su candidatura y anunció que no iría a la reelección. Luego fue el turno de Pablo Milad, el intendente del Maule, de anunciar que tampoco se sumaría a la carrera. 

Además, al ser consultado sobre la candidatura de Harold-Mayne-Nicholls, Ceresuela señaló que “estuve conversando con Harold. Todos tienen muy claro que hay una época de cambios. Él sabe que hubo una contingencia muy importante y él sabe que hay que hacerlo colaborativamente. Yo creo que hay que perder los miedos, acá no hay un gurú. Necesitamos una persona capaz de articular. Harold está en condiciones”.

En este escenario, Mayne-Nicholls sigue como el único candidato a la ANFP hasta ahora, aunque es resistido por las directivas de los clubes más grandes del fútbol chileno.