La Fiscalía desestimó antecedentes de un presunto secuestro sufrido por una joven que estuvo tres días desaparecida en Concepción. La joven Darling Rioseco, de 20 años, apareció durante el pasado lunes en un retén de Carabineros en Tomeco y aseguró haber sido drogada y secuestrada al salir de su trabajo en la noche del viernes.

Las diligencias de personal de la Brigada de Homicidios de la PDI, que analizó exámenes y analizó el testimonio, señalan que no hay antecedentes que puedan develar que la joven fue víctima de algún delito como el descrito. Además, el fiscal jefe de Talcahuano, Julián Muñoz, recalcó que “no existen antecedentes que permitan presumir que fue víctima de algún delito, o que se le haya suministrado droga”.

Muñoz añadió que establecieron que “ella dejó de comunicarse de manera voluntaria con su familia entre el 28 de septiembre y el 1 de octubre”. En este escenario, se busca establecer los motivos de su desaparición y aclarar lo que ocurrió los días en que no se supo acerca de su paradero.

Además, desde la Fiscalía confirmaron que la familia de Rosa Yaqueline Avaria (43), quien se encuentra desaparecida desde el domingo 23 de septiembre en Talcahuano, ha logrado contactarse con ella vía telefónica. Los contactos han ocurrido entre el 23 de septiembre y la actual jornada, aunque aún se desconoce su paradero, según consignó Cooperativa. Por su parte, la policía continúa realizando diligencias para encontrarla.

Por último, la PDI se mantiene en las labores de búsqueda de Tamara Zurita, la joven que fue vista por última vez el pasado martes en Chiguayante.