Una comprobación realizada por una perito calífgrafo judicial reveló una presunta falsificación de la firma de un afiliado de la Caja de compensación 18 de Septiembre, que habría provocado un cobro por años injusto y equivocado de varios créditos fantasma, que nunca fueron ni solicitados ni entregados por el afiliado.

Según el medio Interferencia, la historia de Andrés Figueroa, hoy de 74 años, se remonta a 2006, cuando solicitó dos créditos de 500.000 pesos cada uno para arreglarse su casa de Conchalí. Tres años después, cuando sólo le faltaba un año para saldar la deuda, decidió traspasar el crédito a la Caja 18 de Septiembre, fundada por la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa).

Fue hacia mediados de 2010 cuando reparó en que la institución financiera seguía cobrándole la deuda que ya no tenía. Al preguntar al respecto, le informaron que tenía tres créditos adicionales por un total de 7 millones de pesos y que él los había pedido para refinanciar la deuda original. Sin embargo, Figueroa siempre aseguró y denunció que él jamás pidió ni recibió ese dinero.

Después de presentar su caso ante distintas instituciones (Superintendencia de Seguridad Social (Suseso), ministerio Público, Servicio Nacional Consumidor (Sernac) y PDI) sin obtener nunca respuesta, empezó a pasearse por el centro de Santiago con un cartel donde denunciaba su caso. Un día le sacaron una foto que se viralizó y así entró en la agenda de algunos medios nacionales, pero la exposición fue muy efímera y pronto desapareció.

El caso empezó a dar vuelta tras el peritaje caligráfico que la defensa pidió en agosto y que demostró que las firmas de los créditos no correspondían a Figueroa y que habían sido falsificadas. Ese resultado provocó que desde la caja de compensación suspendieran el cobro durante cuatro meses, de mayo a agosto. Sin embargo, en septiembre nuevamente empezaron a descontarle los 37.000 pesos del crédito de una pensión de 147.000.

En el último tiempo, fue la propia caja de compensación la que presentó una querella contra quienes resulten responsables de los créditos fraudulentos, en caso de comprobarse la existencia del delito.