Para las 10 hrs. este sábado 6 de octubre está realizada la convocatoria para todos los compañeros, amigos y conocidos que quieran sumarse a la recuperación del Memorial Jecar Neghme, ubicado en Bulnes con Alameda.

Recientemente conmemoraron 29 años desde el asesinato de Jecar Neghme Cristi, dirigente del MIR y de la izquierda chilena, a manos de un comando de la CNI en la estrecha calle Bulnes el 4 de septiembre de 1989.

Doce proyectiles de diversos calibres impactaron su cuerpo provocándole la muerte casi al instante. Hijo de Jecar Neghme Cornejo, dirigente socialista del gremio de la salud en Temuco, asesinado el 26 de octubre de 1973 por militares del regimiento Tucapel y de la profesora de educación básica Milagros Cristi.

En 1979 ingresa a la Universidad de Chile como estudiante de la carrera de Historia, y en forma casi paralela comienza a militar en el MIR, iniciando una acelerada carrera política que lo enfrentó a múltiples detenciones arbitrarias e incluso a la tortura en manos de la policía secreta de la dictadura militar. Además, fue fundador de la Unión Nacional de Estudiantes, de la cual sería su máximo dirigente.

“Como generación, a nosotros nos marcó la derrota de la vía pacífica al socialismo, pero la postura del MIR es una opción y una repuesta desde la época de la Unidad Popular. Nosotros fuimos testigos de cómo los ricos, la clase dominante, no iban a entregar así como así su poder, por más votos que hubieran; vimos la alegría de los de abajo y el odio de los poderosos. Fuimos testigos del odio de los allanamientos, de los presos, de los asesinatos de los desaparecidos. Entonces, vimos en el MIR una alternativa, ya que el camino de la Unidad Popular fracasó, y el Flaco es parte de esa generación. Jecar era muy joven cuando lo matan, sin embargo, ya era un dirigente destacado y respetado en la izquierda chilena”, explica su hermana Fahra.

Sus cercanos lo destacan como una persona con mucho carisma, empatía y muy querido por sus compañeros y amigos. “Era una persona muy solidaria, sensible, pero por sobretodo bien humilde, y no como actitud o pose, sino como forma de vida. Tenía la capacidad de escuchar, de preguntar tu opinión; si había argumentos, ideas nuevas o datos que para él eran valiosos o desconocidos, él las recogía y estaba siempre dispuesto a cambiar”, agrega.

Desde el MIR recuerdan cómo ya en 1984, cuando tenía solo 23 años, su reflexión ya era de largo plazo, recogiendo las experiencias latinoamericanas e internacionales. En el MDP, pasó de ser un dirigente universitario a convertirse en un gran líder de la izquierda chilena. En el MIR se convierte en un destacado y reconocido dirigente, obteniendo la más alta votación en las elecciones de la Dirección Nacional. En las bases del partido es un referente digno de seguir y escuchar.

Jecar se mostraba como el segundo y último Secretario General del MIR después de Miguel Enríquez, y se presentaba como el más probable articulador de caminos de salida para la militancia de las distintas orgánicas y de los distintos sectores dentro de aquellas. Por eso, su asesinato por la CNI fue un trabajo de inteligencia dirigido a impedir que el MIR avanzara en la resolución de su crisis interna y pasara la coyuntura del plebiscito con una política de democratización profunda de la sociedad chilena, instalada en importantes sectores de masas.