“Verás el disgusto que se va a llevar la María Sanjuán cuando vea que tiene que darle los hijos al padre, estará por la noche en el ‘Sálvame’ (programa de TV) poniéndome de vuelta y media”.

Esa fue una de las frases que quedaron registradas en un video difundido por la Cadena Ser, en el que se ve y escucha a Francisco Javier Martínez Derqui, el juez a cargo del caso de la modelo María Sanjuán, denostar e insultar a la mujer que está peleando por la custodia de sus dos hijos, uno de 10 meses y el otro de casi dos años.

Todo comenzó cuando ella demandó al empresario Josué Reyzábal, su por entonces pareja y padre de sus dos hijos, por violencia de género, por lo que el empresario fue detenido.

Desde que se publicó el registro, se ha convertido en uno de los escándalos en la justicia española y que la propia Sanjuán se encargó de denunciarlo al magistrado de Violencia sobre la Mujer número 7 de Madrid por falta de imparcialidad, animadversión y posible delito de prevaricación, según consigna El Mundo.

Todo ocurrió cuando terminó la audiencia de la demanda de divorcio para decidir cuáles son las medidas que se tomarán con los niños. Sin embargo, a alguien se le olvidó apagar la cámara, la que siguió grabando todo lo que pasó después, cuando el magistrado se pone a hablar del caso con la fiscal y la letrada de la Administración de Justicia.

Todos se expresan entre risas del caso, se mofan del motivo por el que la modelo no pudo asistir a la cita y cuestionan que efectivamente haya debido ser ingresada justo la noche anterior en urgencias en el hospital la Princesa de Madrid por un fuerte ataque de pánico.

Asegura que ella lo tenía todo previsto, que “todo está preparado” por Sanjuan e incluso la tratan de “bicho” y “qué hija puta”. Ahí es cuando dice que ya tiene definido darle la custodia de los hijos al padre.

Es por todo esto que la modelo alegó  “falta de imparcialidad” y “enemistad manifiesta”.

Todos, excepto el juez, han aceptado las acusaciones y dieron un paso al costado, en tanto que el magistrado presentó su defensa y ahora está en manos de la Audiencia Provincial de Madrid decidir si lo deja o lo aparta del caso.