Pamela Salas es el nombre de la mujer que asistió a Joseph Henry, el ciudadano haitiano que murió en el Hospital del Salvador tras pasar dos días en el aeropuerto de Santiago. Henry no pudo abordar el vuelo que lo llevaría de regreso a Haití y su salud sufrió un gran deterioro. 

Según El Mercurio, la mujer relató que estaba esperando a su familia en el terminal aéreo cuando vio a Henry junto a una familia que llamaba al Samu. Desde el servicio explicaron que no recogían gente en el aeropuerto y Salas escuchó que el hombre relataba que no lo dejaron abordar su vuelo porque estaba enfermo.

Él estaba muy deteriorado, pero manifestó que no lo dejaron abordar porque estaba enfermo, pero no le dieron ayuda médica tampoco, lo dejaron en el aeropuerto”, señaló la mujer, quien agregó que nadie les ofreció trasladarlo a algún recinto asistencial: tanto Carabineros como el IST del lugar señalaron que no podían llevarlo, así que Pamela decidió llevarlo en su auto. En el recinto le dijeron que “él tenía una enfermedad en los pies hace un tiempo”.

Joseph Henry llegó al Hospital del Salvador, donde se mantuvo por seis días y lograron contactar a su familia, que no sabía que no había podido abordar el vuelo y creían que había muerto. Durante meses, habían hecho esfuerzos para reunir el dinero y lograr comprar pasajes para su retorno. Henry había pasado ocho meses en Temuco y su salud no volvió a ser la misma.

“Joseph tenía cuarenta años pero se veía de sesenta, estaba muy deteriorado, muy flaquito. O sea, yo vi la foto del pasaporte y era otro hombre. Y tenía una señora más joven que él, un hijo de tres años, una hija de doce y otra de dieciséis”, resumió Salas, quien lo ayudó a grabar un video para enviarlo a su familia.

El pasado 30 de agosto, el doctor a cargo de su caso llamó a Pamela y le indicó que Henry estaba con una hipoglicemia y que podía morir: “Llegué cinco minutos antes de que muriera, estaba muy alterado, y me levantó la mano, alcancé a darle unos besos en la frente”, resumió.

Hoy, la mujer está en una campaña para repatriar los restos de Joseph a su país natal: “No nos vamos a quedar tranquilos hasta que Joseph esté con su familia y tenga el funeral que merece. Joseph necesita justicia, su familia necesita justicia y no puede seguir ocurriendo esto, ni en el aeropuerto ni en ningún otro lugar”.