Patricio Bañados, el comunicador que fue rostro de la campaña del “No” durante el plebiscito de 1988 señaló que no se sumará a las conmemoraciones del 5 de octubre, como ha ocurrido en todos estos años. El periodista aseguró que “nunca he sido invitado” a estos actos.

Esta vez, cuando se conmemoran 30 años desde la votación que alejó a Pinochet del poder, el periodista señaló que sí le extendieron una invitación, que decidió rechazar. A la vez, concluyó que pagó un alto costo por ser la voz de la campaña: “Yo destruí una carrera sumamente exitosa en todo sentido (…) La interrumpí porque sentí un mandato moral, cuando me pasaban noticias que yo no podía leer porque me daba vergüenza, cuando esto sucedió 3 veces yo estuve 5 años cesante”.

En entrevista con CNN Chile, Bañados recordó que su objetivo era “poner fin a una vergüenza nacional, como era vivir en dictadura. Nunca imagine que iba a vivir en Chile una dictadura, y una dictadura tan burda, de un hombre tan ordinario”.

El comunicador recordó que también fue opositor a la Unidad Popular y que nunca participó en política hasta que lo invitaron a ser parte de la franja. Al mismo tiempo, aseguró que no volvería a tomar la misma decisión de participar, aunque no se arrepiente de haberlo hecho porque “es un honor”. Su motivo apunta al desprecio posterior de quienes lo llamaron.

“No pertenezco a ese conglomerado. Me dieron vuelta la espalda e incluso me expulsaron de la televisión”, acusó Bañados. El comunicador recordó que, tras su aparición en la franja, su casa fue apedreada, que tiraron basura en la puerta de su casa durante años y sus hijas fueron perjudicadas en sus estudios. También intentaron amenazar su vida y la de su familia.

Bañados no volvió a ver a los políticos que lo contactaron hasta la elección de Patricio Aylwin, cuando lo llamaron de nuevo. En perspectiva, el comunicador asegura que “comprendo perfectamente que llegar al poder después del plebiscito con Pinochet todavía comandante en Jefe del Ejército, con una situación incierta hasta tal punto”. Sin embargo aseguró que hay una diferencia en “perseguir a la gente que luchó contra la dictadura y abrazar y felicitar sobre a todos quienes conservaron una prístina abstinencia”.

“Se adaptaron rápidamente a las condiciones que veían sin arriesgar en absoluto”, concluyó sobre las figuras políticas de la época. “Cuando no actúas de acuerdo a tu pensamiento, terminas pensando de acuerdo a cómo vives”, cerró.