Durante este lunes, el Sindicato de Trabajadores de Colo-Colo organizó la votación de huelga, en medio del complejo proceso de negociación colectiva sostenida con la concesionaria Blanco y Negro. La organización entregó un 95% de respaldo a la paralización de labores.

De concretarse en las próximas horas, la huelga sería la primera de estas características en la historia de la concesionaria y se haría efectiva a partir del próximo miércoles 10 de octubre, paralizando diversos servicios en Macul: seguridad, utilería, lavandería, cancheros, cocina y más.

En este escenario, Blanco y Negro tiene cuatro días para pedir una mediación de la Inspección del Trabajo. Si lo logran, contarán con cuatro días más para negociar, pero de otro modo, la huelga se haría efectiva al día siguiente.

La principal demanda de los trabajadores del Cacique apunta a conseguir mejoras en sus remuneraciones. De hecho, en medio del proceso, empleados han denunciado que algunos trabajan más de 12 horas diarias y la concesionaria liderada por Gabriel Ruiz-Tagle les paga apenas el sueldo mínimo. Otras de sus exigencias apuntan a ropa de trabajo y horas extras, entre otros temas.

La eventual paralización del Sindicato viene a complicar aún más el panorama para Colo-Colo, tras los magros resultados obtenidos en el campeonato local, la reciente eliminación de la Copa Libertadores ante Palmeiras y los problemas de camarín que tienen con un pie afuera de Pedreros a su actual DT, Héctor Tapia.

También puedes leer: “Llegué antes de la S.A. y éramos una familia”: Canchero demandó a Colo-Colo por explotación laboral que provocó lesiones en sus brazos