En #LaTeoriadelEmpate, programa emitido este lunes gracias a la alianza entre El Desconcierto y radio Subela, la periodista Rayén Araya conversó con el académico de la Universidad de Chile Rodrigo Karmy y con el sacerdote y Director del Servicio Jesuita Migrante, José Tomás Vicuña, sobre los resultados de la elección presidencial que este domingo se llevó a cabo en Brasil, en la que el candidato ultraderechista del Partido Social Liberal (PSL) Jair Bolsonaro obtuvo un 46% de los votos y su rival, Fernando Haddad del Partido de los Trabajadores (PT) un 29%. Ambos deberán disputar la presidencia en una segunda vuelta que se realizará el 28 de octubre.

Para Rodrigo Karmy, este resultado será decisivo en cómo se desarrollará la política en toda la región, además de “ponernos a tono con Estados Unidos y, finalmente, se tendrá que hacer una tremenda critica a la izquierda progresista que de algún modo ha condicionado la aparición del fascismo en Brasil en particular, y en el cono sur en general”, especificó. a una a una crítica

Por su parte, Vicuña centró su mirada en Chile, haciendo énfasis en que dos posibles candidatos a la presidencia -José Antonio Kast y Manuel José Ossandón- celebraron en las redes sociales el triunfo de Bolsonaro en Brasil. “Creo que hay que hacerse la pregunta, cual es nuestra propuesta alternativa, qué queremos para la región, ¿más segregación o más integración? Kast sacó un 7 por ciento en la elección pasada”, sostuvo.

Rodrigo Karmy agregó que la izquierda progresista en Chile no ha sido muy imaginativa para contraponerse a proyectos de derecha. “Tanto la versión de la izquierda brasileña y especialmente la chilena carece de proyecto y de imaginación política. Recordemos la propaganda electoral centrada en un NO a Piñera…con un NO, no se gana nada”, dijo.

Otro de los temas abordados fueron las declaraciones emitidas por Javier Molina la noche de este domingo en el programa de TVN El Informante. El ex acólito sostuvo que fue abusado durante 3 años tres veces por semana por el sacerdote Jorge Laplagne, lo cual lo dejó marcado de por vida. El denunciante se refirió, además, a la entrevista que a propósito estos abusos, sostuvo con Raúl Hasbún, encuentro en el que el sacerdote, aparte de preguntarle si había sentido placer mientras era abusado, se limitó a decir que como delito estaba prescrito y se aseguró de que el denunciante firmara un documento en el cual renunciaba a hacer público el caso y a presentarlo ante la justicia.

Ante estas declaraciones, el sacerdote José Tomás Vicuña expresó: “me causa mucha dolor y vergüenza, no solo porque yo sea sacerdote, sino porque soy ser humano”. Vicuña hizo hincapié además en la contradicción que existe entre el perdón expresado por los sacerdotes acusados de abusos y encubrimiento, y el silencio que guardan cuando tienen que presentarse ante la justicia civil.

Por otro lado, Karmy calificó la actitud de Hasbún frente a Javier Molina como funcional, en exceso burocrática y sin conciencia alguna de la gravedad de las acusaciones. “Me llama la atención que desde las distintas instancias a las que el denunciante apela recibe como respuesta algo muy burocrático. La banalidad del mal de la que habla Hanna Arendt tiene que ver con la instalación de una lógica funcionarial. La preocupación de los funcionarios de la iglesia -y de Hasbún en este caso, por la firma del denunciante- en el procedimiento, da cuenta de eso”, señaló.

Puedes ver el programa completo aquí